¿Cuáles son las diferencias entre un cheque común y un cheque de pago diferido?

Por Nuri Rodríguez Olivera y Carlos López Rodríguez

I. Diferencias conceptuales

El art. 3 del Decreto Ley 14.412, de 8 de agosto de 1975, de Cheques (DLCh) establece: 

“ El cheque de pago diferido es una orden de pago que se libra contra un banco en el cual el librador, a la fecha de presentación estipulada en el propio documento, debe tener fondos suficientes depositados a su orden en cuenta corriente bancaria o autorización expresa o tácita para girar en descubierto.

Al igual que en el cheque común, en el cheque de pago diferido encontramos los siguientes elementos:

A. Orden de pago

El cheque de pago diferido, al igual que el cheque común, es una orden de pago, sin embargo, en la definición no se establece que la orden sea pura y simple.

Entendemos que, no se trata de una mera omisión del legislador, sino que se eliminó de la definición en tanto en el cheque de pago diferido la orden está sujeta a un plazo de esperal.

No obstante, la generalidad de la doctrina entiende que el cheque de pago diferido no puede condicionarse dado el carácter de título valor que tiene. En conclusión, aunque el DLCh no lo diga, la orden de pago contenida en un cheque de pago diferido no puede condicionarse sino que debe, al igual que en el cheque común, ser pura y simple.

B. Cuenta corriente bancaria y provisión de fondos

Respecto a este punto, nos remitimos a lo expuesto en oportunidad de analizar el cheque común. La diferencia básica con el cheque común, radica en el momento en que deben existir los fondos para pagar un cheque de pago diferido.

En el cheque común, de acuerdo a la definición legal, la provisión de fondos debe existir en el momento en que se libra el documento por más que, como vimos, en  puridad basta con que los fondos existan al momento de presentación del cheque al banco.

En el cheque de pago diferido, de acuerdo al DLCh, la provisión debe existir en la fecha de presentación que se encuentra estipulada en el documento

Siguiendo el mismo razonamiento que para el cheque común, entendemos que es suficiente que existan fondos en el día de presentación del cheque al banco. El tenedor, a partir de la fecha puesta en el cheque tiene 15, 30, 60 o 120 días para presentarlo al cobro; es por lo tanto, jurídicamente relevante, que los fondos existan en el momento en que el tenedor, dentro de esos plazos, presente el documento al banco.

De esta manera el cheque de pago diferido funciona en el mundo de los negocios exactamente como un vale o como una letra de cambio que a la vez sirven como instrumentos de pago y de crédito. Se diferencia del cheque común, que sólo funciona como medio de pago.

II. Diferencias en cuanco a las enunciaciones y formalidades

A. Enunciaciones

El art. 70 del DLCh establece las enunciaciones esenciales que debe contener el cheque de pago diferido. No obstante la calificación contenida en la norma, no todas las enunciaciones son esenciales. Algunas pueden faltar.

La mayor parte de ellas vienen impresas en los formularios de las libretas de cheques entregadas por el Banco y son similares a las exigidas para el cheque común: nombre del Banco girado y su domicilio; el número de orden impreso en el documento, en el talón y en el control; indicación del lugar y la fecha de su creación; suma determinada de dinero que se ordena pagar, expresada en números y en letras; expresión de si es a favor de persona determinado o al portador; la firma del librador.

Las enunciaciones especiales para este cheque, y que lo diferencian de un cheque común, son las siguientes: 

1. el nombre del título, “cheque de pago diferido”, es específica del papel que analizamos;  

2. la frase “Páguese desde el....”.

1. Denominación: cheque de pago diferido

La inclusión de esta mención tiene igual finalidad que la mención cheque en el cheque común: distinguir este cheque, ostensiblemente, como instrumento diverso del cheque común y de otros títulos valores.

El Decreto 739/975 establece la ubicación de esta mención, dentro de un rectángulo en el centro de la parte superior (art. 4, ap. A, inc. b). Se le da una ubicación más ostensible que a la expresión cheque en el cheque común.

2. La fecha desde la cual podrá ser presentado al cobro que seguirá a la expresión impresa: "Páguese desde el... "

Es un requisito nuevo y distinto con respecto al cheque común, según ya se analizó. La ley establece formalidades para esta enunciación.

La fecha debe ser establecida después de los términos sacramentales: "Páguese desde el...".  

Con esta redacción se quiso precisar que el día previsto en el cheque se computa para el término de presentación. En ese mismo día ya se puede exigir el pago.

El art. 73 del DLCh establece una limitación: el término entre la fecha de creación y la fecha establecida para la presentación no puede exceder de 180 días.

Con esta limitación este instrumento sirve para el crédito a corto plazo. Su inclusión en el DLCh se debe sin duda a razones de política legislativa que no fueron explicitadas en la historia de su sanción.

El DLCh no establece en forma precisa cómo se computa el plazo. Dada la redacción del DLCh, habría que contar todos los días entre la fecha de creación y la fecha establecida, sin computar ni una ni otra.

B. Formalidades

El DLCh impone que los cheques de pago diferido sean claramente diferenciables de los comunes. 

Por vía reglamentaria se ha dispuesto que se impriman en papel de color amarillo claro y ese color no podrá ser empleado en la impresión de cheques comunes. De este modo se impone una caracterización material ostensible, para que nadie se confunda o pueda ser confundido respecto al título de que se trata, aportando un elemento de seguridad para su negociación.

El art. 4 del Decreto 739/975 establece:

"A) El cuerpo del cheque medirá 178 milímetros de largo por 76 milímetros de ancho.

El color de fondo del cheque será amarillo claro.

Las enunciaciones del cheque se distribuirán de acuerdo al modelo que proporcionará el Banco Central del Uruguay el que será estructurado sobre las siguientes bases...".

El art. 74 establece que las libretas, también, serán claramente diferenciales de las libretas de cheques comunes.

Es obligación del banco entregarlas si el cliente lo solicita, tal como surge de la redacción del art. 74. Quien abre una cuenta corriente tiene derecho a que el banco le entregue fórmulas de los dos tipos de cheques regulados: comunes y de pago diferido.

III. Diferencias en cuanto al régimen jurídico

El art. 71 establece

"A partir de la fecha a que se refiere el numeral 4° del artículo anterior, serán aplicables al cheque de pago diferido todas las disposiciones que regulan el cheque establecidas en el Capítulo II, salvo aquéllas que se opongan a lo previsto en el presente."

La disposición marca dos etapas en la vida del cheque: antes de la fecha fijada para su presentación y después de esa fecha.

Después de la fecha fijada, son aplicables a los cheques todas las disposiciones que regulan el cheque común, pero ¿cuál es el régimen aplicable antes de que llegue la fecha estipulada? Para la primera etapa del cheque de pago diferido, el legislador incorpora pocas previsiones. Por ejemplo, regula la creación del documento, determinando las enunciaciones que debe contener, algunas de las cuales son diferentes respecto al cheque común, aunque sólo aquéllas que tienen que ver con el nombre del documento y la fecha de presentación; en lo demás, la forma y contenido de las dos modalidades de cheque son idénticas. 

En cuanto al funcionamiento del cheque de pago diferido, en la primera etapa, el DLCh sólo ha previsto dos apartamientos al régimen del cheque común:

en el art. 72 para la presentación al cobro y

en el art. 75 para los casos de fallecimiento e incapacidad sobreviniente del librador, acaecidos antes de la fecha de presentación.

Puede entenderse, en consecuencia, que en los demás aspectos, se aplica el régimen del cheque común ya que, cuando el legislador se quiso apartar de él, así lo estableció expresamente, como en los dos artículos recién mencionados.

Por otra parte, ante el silencio del legislador sobre las normas aplicables al cheque de pago diferido, en su primera etapa, el recurso a las normas análogas nos llevaría precisamente a aplicar las contenidas en el propio DLCh sobre cheque común.

A. Normas generales aplicables al cheque antes de la fecha estipulada

Aunque el DLCh no dice nada, entendemos y así se ha entendido sin controversias al respecto, que en el término que va de la creación a la fecha de presentación y desde ésta hasta su presentación efectiva para el cobro, el cheque de pago diferido puede circular como los cheques comunes: ya por su entrega manual ya por endoso, según la forma en que se haya emitido.

Incluso se podría estipular en el cheque la cláusula “no a la orden” u otra equivalente, con lo cual se traba su circulación por vía de endoso. Sólo se podrá pagar al beneficiario o a un cesionario (art. 8, inc. 2, y art. 36, inc. 6, DLCh).

Para el endoso no hay normas especiales y produce los efectos del endoso tal como se reglamenta para el cheque común y para la letra de cambio.

El cheque de pago diferido como los demás títulos valores puede ser avalado (es decir tener un aval); sin perjuicio de que las obligaciones asumidas por los obligados cambiarios sean también garantidas por los contratos de garantía del derecho común:  fianzas, prendas e hipotecas.

Puede emitirse un cheque de pago diferido con cruzamientos o con la cláusula para abono en cuenta.

Lo que no resulta aplicable es la certificación por el banco girado. En efecto, quien libra un cheque de pago diferido es porque no tiene fondos en ese momento o porque desea pagar ese cheque con disponibilidades futuras; en consecuencia, no le sirve que le quede afectada en su cuenta el importe del cheque, como consecuencia de la certificación bancaria.

B. Normas generales aplicables al cheque de pago diferido después de la fecha de presentación

Ya hemos analizado que el cheque puede ser presentado en los distintos plazos de presentación previstos por el DLCh para el cheque común.

Cuando el cheque de pago diferido se presenta al banco girado, éste debe asumir las mismas actitudes que frente a un cheque común. Examinará que el cheque cumpla los requisitos legales, efectuará los contralores que se le imponen por el DLCh y lo pagará a su legítimo tenedor, si está todo en orden y si hay fondos suficientes.

El pago del cheque de pago diferido puede hacerse por ventanilla o por el crédito en la cuenta corriente que el tenedor, tenga en el propio banco girado o por intermedio de la cámara compensadora (clearing) con el arbitrio de mecanismos contables y sin movimientos dinerarios.

Cuando el cheque de pago diferido no es pagado a su presentación por el banco, éste debe poner una constancia al dorso con las explicaciones de la razón del no pago y otras que impone e DLCh. Con tal constancia el cheque de pago diferido constituye un título ejecutivo - de la misma manera que el común - que permite promover acciones ejecutivas contra los obligados cambiarios.

Además, el Decreto Ley tutela el buen funcionamiento del cheque, tanto común como de pago diferido, con sanciones administrativas:  desde la suspensión de la cuenta corriente del librador hasta la cancelación de todas las cuentas corrientes que pudiera tener en el sistema bancario, para los casos de libramiento de cheques sin fondos o con provisión insuficiente y para la hipótesis de reincidencia en tal comportamiento.

C. Normas especiales relativas al cheque de pago diferido

1. Presentación al cobro

El art. 72 establece: 

"El cheque de pago diferido no podrá ser presentado al cobro sino desde la fecha establecida en el numeral 4° del artículo 70 de la presente ley; y si a pesar de ello se presentaré, el Banco se negará a su pago."

Creado el cheque de pago diferido, debe respetarse el plazo en él estipulado. El tenedor no puede presentarlo al cobro sino después de ese plazo. El legislador insiste y remarca la única y gran diferencia con el cheque común: la existencia de un plazo para la presentación.

Los términos de 15, 30, 60 ó 120 días establecidos en el art. 29 del DLCh se computan a partir de la fecha establecida en el cheque de pago diferido.

Los bancos no pueden pagar un cheque sino después de esa fecha. Si el tenedor lo presentaré al cobro, el banco no lo atenderá.

2. Fallecimiento e incapacidad sobreviniente del librador

El art. 75 establece:  

Si el librador de un cheque de pago diferido falleciere o fuere declarado incapaz antes de la fecha establecida, el documento se regirá por las disposiciones aplicables a los vales, billetes o pagarés.

Para la mejor comprensión de esta norma, debemos señalar que tratándose del cheque común, si el librador fallece o se incapacita, el banco debe de todos modos pagarlo. La cuenta corriente no se cancela automáticamente por la muerte ni por la incapacidad sobreviniente del cuentacorrentista y el banco debe atender los cheques librados con los fondos existentes.

En verdad, esta solución legal no es congruente con el Derecho común. Con sujeción a éste, producido el fallecimiento o la incapacitación de un cuentacorrentista, correspondería la clausura de su cuenta y el banco no debería pagar cheques librados. La solución opuesta consagrada por nuestro DLCh, ha buscado asegurar la circulación de los cheques. Esta solución - si bien desde el punto de vista jurídico estricto no es ajustada - contemplaría las necesidades del tráfico.

Ahora bien, si se trata de un cheque de pago diferido, el régimen varía según cuando acaezca el fallecimiento o la incapacitación. 

a. Hipótesis de fallecimiento

Si el librador fallece después de la fecha fijada para la presentación del cheque, se aplica el régimen del cheque común y el banco ha de pagarlo por lo dispuesto en el art. 33 que establece que el fallecimiento del librador no afecta al cheque.

Si el librador fallece antes de la fecha estipulada, el DLCh no autoriza a aplicar la normativa del cheque común. La norma legal citada remite, para las hipótesis señaladas, a la regulación de los vales.

Pero ¿cuál es la disciplina de los vales?

Los vales están reglamentados en los arts. 120, 124 y 125 del Decreto Ley 14.701, de 12 de setiembre de 1977, de Títulos Valores (DLTV),  modificada por las leyes 16.759 y 16.788. 

El art. 125 establece que son aplicables a los vales las disposiciones generales del DLTV y las especiales relativas a las letras de cambio. En ninguna de las normas especiales para el vale, letra de cambio o generales para los títulos valores, hay previsiones para el caso del fallecimiento del librador.

En consecuencia, habrá que aplicar la disciplina específica de los vales, en lo que respecta a la formación del título ejecutivo y, en lo demás, las normas del Derecho común y del Derecho sucesorio para reglar esta situación.

Se puede interpretar que el título será tratado como un título distinto al cheque y se prescinde de la presencia del banco girado. En consecuencia, al llegar la fecha de presentación, el tenedor no podrá exigir el pago al banco y éste ya no podrá pagarlo. Se reputa al cheque como un vale y al librador del cheque se le da el tratamiento correspondiente al librador de un vale.

Aunque el cheque se presente al cobro en el banco y éste estampe la constancia de que no se paga porque ha fallecido el librador antes de la fecha establecida en el cheque, con esa constancia no se formará el título ejecutivo, puesto que no se aplican ya las normas de los cheques; el título ejecutivo deberá formarse cumpliendo las exigencias establecidas para los vales: habrá que intimar el pago a los herederos o endosantes, judicialmente o por telegrama certificado colacionado.

b. Hipótesis de la incapacitación

Si el librador se incapacita después de la fecha de creación y después de la fecha establecida en la fecha para la presentación, el banco debe pagarlo por aplicación del art. 33 del DLCh. Si el librador se incapacita antes de la fecha establecida, corresponde aplicar las disposiciones en materia de vales.

Nos preguntamos ¿cuáles son las disposiciones de vales aplicables a esta situación? La respuesta es similar a la del caso antes analizado.

El cheque no podrá ser pagado por el banco. Si se presenta al banco, éste no lo pagará y pondrá la correspondiente constancia.

El tenedor conservará sus acciones cambiarias contra el librador incapacitado, quien estará representado por su curador que, por otra parte, está facultado por la Ley para pagar las deudas del incapaz, cuando ello corresponda. Se aplican las normas de los vales para la formación del título ejecutivo. Se formará el título ejecutivo intimando el pago al librador, en la persona de su representado.

Cronograma y Manual Virtual de Derecho Comercial II

Pruebas

 Leyes y decretos 

Preguntas y respuestas sobre títulos valores