¿En qué se diferencia una SA de una SRL?

Por Carlos López Rodríguez

I. Representación de la participación

A. Sociedades anónimas

En las SA, el capital se fracciona en partes que se llama acciones.

Las acciones en que se fracciona el capital son integradas por los aportantes interesados. Al cumplir la integración, el aportante adquiere el status de socio o accionista. 

La palabra acción tiene una doble acepción: fracción de capital y título que representa la fracción.

En tanto título, la acción es un documento numerado en que se consigna la calidad de accionista de su portador, creada por un acto unilateral (se suscribe sólo por la sociedad). La LSC la considera como una cosa mueble transmisible.

El art. 316 de la LSC dispone que a las acciones se les aplicarán las normas sobre títulos valores en cuanto no sean modificadas por esta ley.

La posesión de una acción atribuye a su titular la calidad de socio o accionista de la sociedad anónima. La acción representa el conjunto de derechos y obligaciones integrantes de la condición de socio.

La distribución de las acciones entre los accionistas no resulta del estatuto. De modo que la condición de socio deriva de la propiedad del título accionario, salvo en el caso de que se trate de acciones escriturales.

B. Sociedades de responsabilidad limitada

En las SRL, el capital se divide en cuotas sociales (lo cual supone un régimen especial para la cesión de la participación).

II. Régimen de constitución

A. Sociedades anónimas

La LSC estructura dos procesos para la constitución regular de las sociedades anónimas, de uso opcional: por acto único o por suscripción pública. En el proceso de constitución por acto único, el contrato es otorgado por los fundadores, quienes suscriben e integran los mínimos de capital exigidos por la Ley. En el proceso de constitución por suscripción pública, se convoca públicamente a la suscripción e integración de acciones de una sociedad que se proyecta constituir. Efectuadas las suscripciones e integraciones mínimas, se celebra una asamblea de suscriptores que aprueba el contrato o estatuto social.

En ambos procesos, se somete el contrato al contralor de un órgano estatal de control, la Auditoría Interna de la Nación (AIN). Luego, el contrato se inscribe en el Registro Nacional de Comercio (RNC) y se publica un extracto del estatuto.

1. Constitución por acto único

En rigor, no se trata de una constitución por un único acto, puesto que la constitución regular de la sociedad anónima implica el cumplimiento de una serie de trámites y etapas, caracterizados por la fijación de plazos perentorios para su cumplimiento. Las grandes etapas para la constitución por acto único son las siguientes.

Tanto en la constitución por acto único como en la constitución por suscripción pública, se somete el contrato al contralor de la AIN. La AIN ejerce un control de legalidad y controla, además, las suscripciones e integraciones mínimas (arts. 252 y 253). Debe entenderse que controla la efectividad del aporte y las avaluaciones. En el sistema de la LSC, la sociedad anónima estará sujeta a un doble control de legalidad, el efectuado por el AIN y el que debe efectuar el RNC.

Obtenida la aprobación expresa o ficta del órgano de control, los fundadores tienen treinta días parta inscribir el contrato y el testimonio de la resolución administrativa aprobatoria o la aprobación ficta, en el RNC. El plazo se computa desde el día siguiente a la fecha de expedición del testimonio de aprobación o de la constancia de la aprobación ficta (art. 253).

El trámite constitutivo de una SA culmina con la realización de publicaciones.

La Ley 16.296 sustituyó algunas normas de la LSC, referentes a ciertas publicaciones que deban efectuarse en el Diario Oficial. Así es que se modificaron el art. 17 y el inc. final del art. 227. El art. 17 con su nueva redacción dice así:  

"(Publicación). Cualquier publicación exigida legalmente sin determinación del órgano de publicidad o del número de días por el que deba cumplirse, se efectuará por una vez en el Diario Oficial y en otro diario o periódico. Este último deberá ser del lugar de la sede de la sociedad y si allí no existieran publicaciones, se efectuará en uno del departamento o, en su defecto, en uno de Montevideo”.

2. Constitución por suscripción pública

Con este procedimiento aparecen las figuras de los promotores y de los fiduciarios, con distintas  funciones. Adquiere, además, un especial papel el control de la AIN, que se ha de ejercer desde el comienzo del proceso.

a. Etapa preliminar

En una primera etapa aparece la figura de los promotores. Los promotores son quienes proyectan la creación de la sociedad anónima.

A los efectos de su inclusión en el programa fundacional, los promotores deben firmar un contrato con el fiduciario. Sólo puede ser fiduciario una entidad de intermediación financiera o la Bolsa de Valores.

Los promotores deben formular un programa cuyo contenido se establece por el artículo 260 de la Ley:

“El programa de fundación debe contener:

1) Individualización y domicilio de las personas.

2) Bases del estatuto.

3) Naturaleza de las acciones, monto de las emisiones programadas, condiciones del contrato de suscripción y anticipo de pago a que se obligan.

4) Determinación del fiduciario.

5) Ventajas o beneficios eventuales que los promotores proyecten reservarse”.

El programa debe ser sometido a la aprobación de la AIN. Esta puede formular observaciones, a las cuales los promotores se pueden allanar o no. La LSC establece el procedimiento administrativo, fijando plazos para todas las etapas.

Aprobado el programa, se inscribe en el RNC, a los efectos de la publicidad. La LSC fija un plazo de treinta días para la inscripción. Si no se presenta en ese plazo, caduca la aprobación administrativa (art. 258).

Después de inscripto el programa en el Registro Nacional de Comercio, se hace el llamado a la suscripción de capital y a la integración del mínimo. La suscripción no excederá el término máximo de tres meses, computados desde la inscripción del programa. En ese plazo debe haberse integrado el 25 % del capital social y suscrito importes hasta completar el 50 % (art. 261).

El fiduciario será el encargado de recabar las suscripciones y quien reciba las integraciones en efectivo. Su nombre ya debe figurar en el programa.

b. Etapa de aprobación del contrato social

El contrato social se aprueba en una asamblea constitutiva que debe celebrarse en el término de dos meses a contar del vencimiento del plazo de suscripción (art. 266).

En la asamblea se requiere la presencia de suscriptores que representen la mitad más una de las acciones suscritas (art. 266). Debe estar presente el fiduciario y es presidida por un funcionario de la AIN. Si no se logra esa asistencia, se da por terminado el proceso de constitución y los fiduciarios deben restituir los aportes. 

c. Etapa regularizatoria

Realizada la asamblea, el fiduciario hace entrega, a los promotores, de los contratos de suscripción y de la documentación relativa a las integraciones en dinero. Los suscriptores que prometieron aportes en bienes le han de entregar los bienes prometidos (art. 272). A partir de entonces, los promotores deben custodiar y administrar los bienes aportados en especie, pero no han de tener la disposición del dinero.

Los promotores deben cumplir, luego, con todos los trámites para lograr la aprobación de la AIN, inscribir el contrato en el RNC y publicar el estatuto, para lo cual se aplican las normas de la constitución por acto único (art. 237).

Recién después de inscripta la sociedad en el RNC, quien la represente podrá retener los fondos por integración de acciones. Tienen derecho a que se les reembolse los gastos que hubieren realizado para la constitución (art. 277).

B. Sociedades de responsabilidad limitada

Las SRL tienen un régimen de constitución aligerado (no está sometido al contralor de la AIN).

Para la regular constitución de una sociedad de responsabilidad limitada alcanza con su documentación, su inscripción en el Registro Nacional de Comercio y publicidad.

1. Registro

El documento debe inscribirse en el Registro Nacional de Comercio. Después de inscripto, se debe hacer publicación de un extracto, que ha de contener las enunciaciones que dispone el artículo 227:

“Inscripto el contrato en el Registro Público de Comercio, dentro de los sesenta días siguientes se publicará un extracto del mismo, que contendrá la denominación de la sociedad, el nombre de los socios, el capital con determinación de las cuotas de cada socio, el objeto, el plazo, el domicilio y los datos referentes a la inscripción.

2. Publicaciones

Al igual que las SA, el trámite constitutivo de las SRL culmina con la realización de publicaciones.

III. Responsabilidad de los socios por las deudas sociales

A. Sociedades anónimas

En la sociedad anónima, por las deudas sociales, sólo responde el patrimonio social formado inicialmente por el aporte de los accionistas. En las sociedades anónimas, los accionistas no son responsables frente a terceros.

El socio se obliga a integrar el capital que suscribió y debe a la sociedad lo prometido aportar, pero no responde con sus bienes particulares frente a los acreedores sociales. La separación o independencia patrimonial entre el patrimonio social y el patrimonio de cada accionista es absoluta.

B. Sociedades de responsabilidad limitada

Respecto de los socios de una SRL, la LSC establece, también, un régimen de irresponsabilidad por las deudas sociales (en principio).

1. Responsabilidad laboral

Como excepción, el Decreto Ley 14.188 de 1974, que contiene normas para juicios laborales, en su art. 12, dispone sobre la responsabilidad de los socios en las sociedades de responsabilidad limitada. Dice así:

Exceptúase de lo dispuesto en el artículo 4 del Decreto-Ley del 26.4.1933, la obligación del pago de salarios, cualquiera sea su causa.

En tal caso, los socios responderán en forma subsidiaria, personal y solidariamente, por la totalidad de los salarios debidos, con sus accesorios de ley.

Cuando se demanda por pago de salarios a una sociedad de responsabilidad limitada, el juzgado dispondrá preceptivamente el embargo preventivo de sus bienes”.

El Decreto Ley 14.538 deroga el inc. 3 y modifica el inc. 2, del artículo que acabamos de transcribir, que queda, entonces, con la redacción siguiente:

“En tal caso, los socios responderán en forma personal y solidaria, por la totalidad de los salarios debidos, con sus accesorios de ley”.

En este texto se elimina la subsidiariedad de la responsabilidad de los socios que estaba en el texto anterior.

El régimen establecido en las leyes referidas se encuentra vigente a pesar de la aprobación de la LSC. Así ha sido entendido por nuestra jurisprudencia:

"Con relación a la vigencia del estatuto creado por la Ley 14.108 (con la modificación introducida por el decreto Ley 14.538) a la luz de lo que establece el art. 76 de la Ley 16.060, coincide el Tribunal con la distinguida juslaboralista Dra. Martha Abella de Artecona que sostiene que 'la excepción al régimen de responsabilidad limitada de las S.R.L., instituto por los Decretos Leyes 14.188 y 14.538, se mantiene porque a través de la excepción se estructuró un régimen especial en beneficio de determinados sujetos de derecho (los trabajadores) y con relación a determinados créditos (salariales y accesorios). Se trataría entonces de lo que Supervielle denomina grupo de destinatarios sometidos a régimen privativo que no es afectado por un estatuto de carácter general salvo disposición expresa'.

Agrega que a la discusión legislativa se sostuvo por los proyectistas de la norma (art. 76 Ley 16060), que las disposiciones especiales de carácter laboral o fiscal no han sido afectadas por la nueva normativa (Jornadas Interdisciplinarias laborales comerciales, FCU, Mdeo. 1991, p. 51)" (Fiorentino red., De Paula y Keuroglián, sent. 264 del 20 de julio del 2001, La justicia uruguaya, t. 125, 2002).

En cuanto a la responsabilidad por indemnización por despido, está claro que no alcanza al socio de una sociedad de responsabilidad limitada. Esto, también, ha sido advertido por nuestra jurisprudencia:

"No cabe duda, por surgir del texto inequívoco del art. 12 de la Ley 14188, que los socios de sociedades de responsabilidad limitada responden en forma personal y solidaria respecto de las deudas de naturaleza salarial, quedando por tanto eximidos de responsabilidad respecto de los rubros indemnizatorios" (López red., Tosi y Echeveste, sent. 46 del 6 de marzo de 2002, La justicia uruguaya, t. 126, 2002).

"En efecto, atento al claro e indubitable tenor del art. 12 del Dec. Ley 14188, en la redacción dada por el Dec. Ley 14358, los socios integrantes de una sociedad de responsabilidad limitada responden personal y solidariamente respecto de los rubros de naturaleza salarial, pero no responden con relación a los rubros de naturaleza indemnizatoria, como acontece con la indemnización por despido." (López red., Tosi y  Echeveste, sent. 272 del 9 de agosto de 2002, La justicia uruguaya, t. 127, 2003).

2. Responsabilidad tributaria

La Ley 18.083 crea y regula el Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas en el art. 3, por el cual se sustituye el Título 4 del Texto Ordenado 1996. Dentro de las normas sustitutivas se incluye el art. 95 que establece: “Los socios de sociedades personales o directores de sociedades contribuyentes, serán solidariamente responsables del pago del impuesto”.

Cronograma y Manual Virtual de Derecho Comercial I

Preguntas y Respuestas

Pruebas y Resultados

Leyes y decretos