¿Cuáles son las consecuencias de la mora en el cumplimiento del aporte?

Por Nuri E. Rodríguez Olivera y Carlos E. López Rodríguez

El aporte debe cumplirse en la fecha establecida en el contrato. Si el contrato nada establece, el aporte se debe desde la fecha establecida en el contrato social. Esta es la solución general, según surge de la aplicación de lo dispuesto por el art. 57, parágrafo 1, de la Ley de Sociedades Comerciales n° 16.060 de 1989 (LSC): 

"(Comienzo de los derechos y obligaciones). Los derechos y obligaciones de los socios comenzarán en la fecha establecida en el contrato de sociedad y si ella no se hubiera estipulado, desde la fecha de su otorgamiento."

Además de esta disposición general, la Ley contiene normas de aplicación también general respecto a la mora en el aporte (art. 70) y la evicción (art. 71), así como normas específicas para las sociedades anónimas y sociedades de responsabilidad limitada.

I. Régimen general

Art. 70, parágrafo 1: 

(Mora en el aporte). El socio que no cumpla con la obligación de aportar incurrirá en mora sin necesidad de interpelación alguna y deberá pagar el interés bancario corriente para operaciones activas y resarcir los daños y perjuicios.

Es posible exigir el cumplimiento forzado del aporte, lo que se substanciará mediante el juicio ejecutivo o el juicio de entrega de la cosa. La sociedad también puede optar por excluir al socio.

El art. 70 de la LSC dispone: 

La sociedad podrá exigir el cumplimiento del aporte mediante juicio ejecutivo o de entrega de la cosa salvo que se haya optado por la exclusión del moroso.

II. Régimen para las sociedades anónimas

Después de constituida regularmente la sociedad, los suscriptores deben cumplir con la integración prometida. El art. 317 dispone que debe hacerlo según las condiciones previstas en el contrato o por resoluciones de asamblea o por el Directorio.

El plazo para hacerlo debe establecerse en el contrato social, aunque raramente se encuentra una disposición en el estatuto sobre ello. También, puede ser establecido por una resolución de la asamblea o del directorio. En estos dos últimos casos, las condiciones deben publicarse por tres días en el Diario Oficial o en otro diario.

Vencido el plazo, si no se cumple, se cae en mora de pleno derecho (art. 318, inc. 1). Luego, la sociedad tiene dos opciones que se establecen en el art. 318:

“1) Reclamar judicialmente el cumplimiento de la obligación con los intereses que se hayan establecido sobre el saldo impago o en su defecto, el interés bancario corriente para las operaciones activas más los daños y perjuicios; salvo lo previsto en el contrato social o en el de suscripción.

2) Declarar rescindida la suscripción, con pérdida de las cantidades abonadas por el suscriptor moroso a favor de la sociedad, la que ingresará dichas sumas a ganancias o a reservas. Si correspondiera, la sociedad deberá obtener nuevas suscripciones que completen el mínimo legal (artículo 280) en el término de un año y si no lo lograra deberá reducir el capital social.

La sociedad podrá desistir en cualquier momento de la solución elegida, adoptando la otra por meras razones de conveniencia.

El suscriptor moroso, no podrá ejercer los derechos que la ley o el contrato social le acuerden.”

La sanción para el moroso es que no puede ejercer los derechos del accionista.