Escisión

Por Nuri E. Rodríguez Olivera

La escisión constituye un negocio por el cual la sociedad divide su patrimonio para formar otra u otras sociedades, según los casos. La escisión apareja un aumento del número de sociedades.

I. Condiciones para la escisión

La escisión se puede producir en cualquier tipo social. Por escisión se pueden crear sociedades de tipos iguales o distintos.

La escisión se puede producir cuando la sociedad se encuentra disuelta y en estado de liquidación (art. 118, inc. 1).

La escisión se resuelve por los socios o accionistas de la sociedad, aplicando las normas de modificación del contrato de sociedad, según el tipo (art. 118, inc. 2).

II. Efectos y alcance de la escisión

A. La escisión produce el efecto de la trasmisión a título universal de todo o partes del patrimonio de la escindida.

Según la modalidad de que se trate, puede producirse la disolución de la escindida o su mantenimiento, con un capital social e integrado menor y un patrimonio menor.

1. Si la sociedad se escinde, trasmitiendo todo su patrimonio, en el acto definitivo de escisión queda disuelta y extinguida su personalidad jurídica. Si se produce su disolución, no se requiere una liquidación posterior, en razón de que la sociedad se extingue, precisamente, al trasmitir su patrimonio.

Los socios o accionistas de la sociedad escindida pasan a ser socios o accionistas de las sociedades creadas por la escisión.

2. Si la sociedad escindida se mantiene, sus socios o accionistas permanecen como socios de ella y adquieren participaciones sociales en las escindidas.

B. Puede resolverse que todos los socios o accionistas pasen a ser socios de todas las sociedades resultantes de la escisión o puede resolverse que alguno de los socios o accionistas pasen a ser socios de alguna o algunas de las sociedades creadas y que a otros se les atribuyan participaciones de otras.

Damos ejemplos. Se escinde A y se crean B y C. En una fórmula, los socios de A adquieren participaciones de B y C. En otra fórmula, un grupo de socios de A adquieren participaciones de B y el otro grupo de socios de A adquieren participaciones de C.

El art. 124 admite el pago de compensaciones en dinero, que no excedan el 10% del valor nominal de las participaciones que se adjudiquen.

C. El art. 123 precisa que no se alteran los derechos de la sociedad que se escinda, salvo pacto en contrario del contrato que los origine. Tampoco afecta los convenios de agrupamientos societarios, salvo pacto en contrario. Todo ello es consecuencia de la trasmisión del patrimonio a título universal.

D. Las sociedades, creadas por la escisión, son solidariamente responsables entre sí y con la escindida, si ella se mantiene, de los créditos denunciados en el término del emplazamiento que se ha de efectuar y de los que resulten de los balances especiales que se formulen (art. 138). Aun cuando no se trasmite todo el patrimonio, sino partes a cada sociedad creada, los acreedores son protegidos, con la responsabilidad de todas las sociedades que quedan involucradas por este mecanismo.

En el acuerdo de escisión podrá estipularse una división de pasivos entre las sociedades escindidas, pero ello no afecta a los acreedores. Los acreedores cuentan con la responsabilidad solidaria de todas las sociedades.

E. La LSC agrega que las sociedades son responsables sin perjuicio de las responsabilidades personales de los socios de la escindida, según el tipo, por las deudas anteriores a la inscripción de la escisión en el RNC.

F. Si existieren embargos trabados en participaciones sociales u otros derechos de terceros sobre ellas, subsisten, no obstante la escisión, sobre las participaciones sustitutivas. Así lo establece el art. 124 de la LSC, con norma común para la fusión.