Relación de consumo

Por Carlos E. López Rodríguez

Las relaciones de consumo son definidas en el art. 4 de la Ley 17.250, como el “vínculo que se establece entre el proveedor que, a título oneroso, provee un producto o presta un servicio, y quien lo adquiere o utiliza como destinatario final”. En esta definición sólo se atribuye el carácter de relación de consumo a los vínculos onerosos. Sin embargo, en el inciso segundo del artículo 4 se incluyen los vínculos gratuitos, cuando la relación tenga por fin una eventual relación de consumo onerosa como, por ejemplo, es el caso de las muestras gratis. Existe onerosidad toda vez que cada parte de la relación de consumo obtenga una utilidad proporcionada por la contraria, que considere equivalente a la que brinda a su vez. 

La Ley define “producto” como “cualquier bien corporal o incorporal, mueble o inmueble". Por su parte “servicio” es “cualquier actividad remunerada, suministrada en el mercado de consumo, con excepción de las que resultan de las relaciones laborales”.