La oferta en la Ley de Relaciones de Consumo
Por Carlos E. López Rodríguez

La Ley de Relaciones de Consumo n° 17.250 de 2000 (LRC) dedica cuatro capítulos a la regulación de la oferta: 

1. Plazo y efecto vinculante de la propuesta

El art. 12 de la LRC establece:

"La oferta dirigida a consumidores determinados o indeterminados, transmitida por cualquier medio de comunicación y que contenga información suficientemente precisa con relación a los productos o servicios ofrecidos, vincula a quien la emite y a aquel que la utiliza de manera expresa por el tiempo que se realice."

La oferta, entonces, vincula a quien la emite, con dos condiciones: que sea suficientemente precisa y que sea aceptada durante el lapso que se realiza.

Es indiferente, en el régimen de la LRC, que la oferta sea determinada o indeterminada, así como el medio de comunicación por el cual se transmite.

El plazo de duración de la oferta es el mismo tiempo que dura su realización. Mientras se exhibe la mercadería, se publicita en la prensa, escrita o televisada, o se mantiene en Internet, la oferta está vigente.

Esto no es impedimento para que el proveedor le establezca un plazo de vigencia.  La oferta no es irrevocable, excepto que el oferente asuma el compromiso de no revocarla.

Es importante destacar que, para la LRC, la publicidad integra el contrato, por lo que toda información difundida por cualquier forma o medio de comunicación, obliga al oferente que ordenó su difusión y a todo aquél que la utilice. 

a. Revocación de la oferta

Debe tenerse en cuenta que aun cuando tenga un plazo de vigencia, el proveedor puede dejarla sin efecto unilateralmente, cumpliendo con la exigencia de que su determinación se comunique por el mismo medio en que se llevó a conocimiento la oferta. Si se comunicó por radio, por la radio deberá comunicarse su finalización, si se hizo por correo, deberá enviarse una nueva misiva al destinatario de la oferta. 

La revocación sólo puede realizarse antes de que el consumidor haya aceptado, después de la aceptación, el contrato ha nacido a la vida jurídica. El contrato se perfecciona cuando el destinatario de la oferta haga llegar al proponente su respuesta en el sentido de aceptar la oferta.

b. Comparación con el régimen del CCom y del CC

Tanto en el CComo como en el CC la oferta es una manifestación de voluntad recepticia. Esto significa que no sólo debe ser dirigida a una o más personas, sino que debe llegar a conocimiento de éstas para producir sus efectos [6].

Luego, en principio, la mera oferta no es vinculante. Tal como establecel el art. 1262 del CC, no habrá consentimiento obligatorio sin que la propuesta de una parte haya sido aceptada por la otra.

Los Códigos establecen una serie de distinciones. Por un lado, distinguen según la oferta haya sido determinada o no. Luego, se distingue según la oferta haya sido verbal o por correspondencia. Por otra parte, el CC contiene una previsión para el caso en que se trata de una oferta de celebrar un contrato solemne. Se distingue, también, según en la oferta el proponente se haya comprometido o no, a mantener la oferta por un determinado plazo.

* Ofertas determinadas o indeterminadas

En el CC no se se establecen distinciones en función de la determinación o indeterminación de la oferta.

En el CCom, en cambio, se establece en forma expresa que las ofertas indetermiandas no obligan al que las ha hecho. El art. 519 establece: 

“Las ofertas indeterminadas contenidas en un prospecto o en una circular, no obligan al que las ha hecho.”

A contrario sensu, entonces, podría interpretarse que en el régimen del CCom la oferta podría ser vinculante, en tanto sea determinada. Asi, por ejemplo, si se hace una oferta en un prospecto o una circular, suficientemente determinada, la aceptación dejará concluido el negocio. 

No se aplica el art. 519, si se coloca un objeto en la vidriera de una casa de comercio asignándole un precio. La aceptación de la oferta por la persona que entre al local, con el propósito de adquirirlo, dejará concluido el contrato de compraventa. En este caso, la oferta obliga al comerciante.

* Oferta verbal  

Si la oferta es verbal, carece de efecto vinculante anto en el régimen del CCom con en el CC, a menos que la oferta sea inmediatamente aceptada. El art. 200 del CCom expresa: 

Toda propuesta verbal debe ser inmediatamente aceptada. No mediando aceptación inmediata, la parte que hizo la oferta, no queda sujeta a obligación alguna.

El art. 1262 del CC establece: 

"La propuesta verbal debe ser inmediatamente aceptada. 

No mediando aceptación inmediata, la propuesta verbal se mirará como no hecha, a menos que el que la hizo quiera sostenerla."

* Oferta por correspondencia

La oferta realizada por correspondencia tampoco es vinculante. En efecto, el art. 203 del CCom dispone:

En el caso de contrato por cartas, se requiere que el autor de la proposición persevere en su consentimiento, hasta el momento en que reciba la aceptación de su corresponsal.”

Luego, en art. 204 se afirma la idea en los términos siguientes:

El contrato por cartas se perfecciona en el lugar y en el acto en que la respuesta del que acepta el negocio llega al proponente.

En un sentido similar, el art. 1265 del CC establece:

"El contrato ajustado por mensajero o por correspondencia epistolar o telegráfica, se perfecciona en el lugar y en el acto en que la respuesta del que aceptó el negocio llega al proponente.

Hasta ese momento, está en libertad el proponente de retractar su propuesta, a no ser que al hacerla se hubiere comprometido a esperar contestación y a no disponer del objeto del contrato sino después de desechada la oferta o hasta que hubiere transcurrido un plazo determinado."

Según se desprende de los artículos transcriptos, se requiere que el autor de la proposición persevere en su consentimiento, hasta el momento en que reciba la aceptación de su corresponsal.

Aclaramos que las normas referidas del CC y del CCom, siguen vigentes para los contratos que se celebren con quienes no sean consumidores en el sentido de la LRC.

2. Deber de informar

Con respecto a toda oferta, de acuerdo al artículo 15 de la Ley 17.250 que estamos analizando, el proveedor deberá informar, previamente a la formalización del contrato respectivo:

a. el precio incluidos los impuestos;

b. en las ofertas de crédito o de financiación de productos o servicios, se debe incluir el precio contado efectivo, el monto del crédito, la cantidad de pagos, su periodicidad y la tasa de interés efectiva anual, en el caso de las empresas de intermediación financiera;

c. antes de la formalización del contrato, se debe informar al consumidor sobre las formas de actualización de la prestación, los intereses, y todo otro adicional por mora, los gastos extras adicionales, si los hubiere, y el lugar de pago.

3. Prácticas abusivas en la oferta

La Ley 17.250 considera abusivas las cláusulas previstas en el artículo 22:

"Son consideradas prácticas abusivas, entre otras:

A) Negar la provisión de productos o servicios al consumidor, mientras exista disponibilidad de lo ofrecido según los usos y costumbres y la posibilidad de cumplir el servicio, excepto cuando se haya limitado la oferta y lo haya informado previamente al consumidor, sin perjuicio de la revocación que deberá ser difundida por los mismos medios empleados para hacerla conocer.

B) Hacer circular información que desprestigie al consumidor, a causa de las acciones realizadas por éste, en ejercicio de sus derechos.

C) Fijar el plazo, o los plazos para el cumplimiento de las obligaciones de manera manifiestamente desproporcionada en perjuicio del consumidor.

D) Enviar o entregar al consumidor, cualquier producto o proveer cualquier servicio, que no haya sido previamente solicitado. Los servicios prestados o los productos remitidos o entregados al consumidor, en esta hipótesis, no conllevan obligación de pago ni de devolución, equiparándose por lo tanto a las muestras gratis. Se aplicará, en lo que corresponda, lo dispuesto en el inciso tercero del artículo 16 de la presente ley.

E) Hacer aparecer al consumidor como proponente de la adquisición de bienes o servicios, cuando ello no corresponda".

Corresponde advertir que la enumeración del art. 22 de la Ley 17.250 no es taxativa. Así, por ejemplo, también, se considera abusiva la práctica de condicionar la provisión de un servicio a la adquisición de otro, por ejemplo, cuando el arriendo de fotocopiadoras se condiciona a la adquisición a la misma empresa del papel necesario para su uso.

Por otra parte, el artículo referido se limita a mencionar prácticas abusivas  a la etapa de la oferta, sin perjuicio de que pueden existir comportamientos abusivos en la etapa de perfeccionamiento del contrato, como en la ejecución. Dichos excesos son, también, configurativos de abuso y todo abuso es ilícito, según lo establecido en el art. 1321 del Código Civil.

La fórmula más aceptada en la doctrina para definir la buena fe es la lealtad de conducta o el comportamiento leal, y ese es precisamente el concepto que emerge de la Ley 17.250. Así, la Ley regula la información veraz, clara y suficiente, la publicidad correcta, prohibiendo la que pueda inducir a engaño, consagra específicamente la responsabilidad por la violación del principio de la buena fe, así como prohíbe las prácticas y cláusulas abusivas.



[1] Ordoqui Castilla, Derecho del consumo, pp. 39 y 40.

[2]Ordoqui Castilla, id., p. 37.

[3] Ordoqui Castilla, id., pp. 37 y 38.

[4] Szafir, Consumidores, análisis exegético de la Ley 17.189, p. 21 (Montevideo: FCU, 2000).

[5] Szafir, id. pp. 21 y 22.

[6] Gamarra, Tratado de Derecho Civil Uruguayo, t. 11, p. 104 (Montevideo: Amalio Fernández, 1970).

 

Manual Virtual y Cronograma de Derecho Comercial I

Preguntas y Respuestas

Pruebas y Resultados

Exámenes