Práctica de la exhibición parcial de libros de comercio

Expresa ALBANELL que: "El magistrado debe procurar que la diligencia se cumpla en forma no gravosa y se admite que debe establecer límites de tiempo para la realización de la diligencia, debe limitar el examen a la documentación absolutamente precisa y a las personas que puedan enterarse del contenido de los libros" (ALBANELL MAC COLL, La Justicia Uruguaya, año 56, p. 39). Como consecuencia de esos límites debe cumplirse la diligencia en el domicilio del dueño de los libros, evitando su desplazamiento.

La exhibición se hace en presencia del dueño, quien podrá controlar que la exhibición se concrete a la partida relativa del objeto del litigio; así resulta del 2 inciso del artículo 72. Es discutible el derecho de la contraparte a intervenir en el acto de la exhibición parcial pues se teme la indiscreción y la violación del secreto de los negocios, pero debe concluirse que podrá estar presente pues la prueba debe producirse bajo el contralor de las partes.

Artículo 73: "Si los libros se hallasen fuera de la residencia del tribunal que decretó la exhibición, se verificará ésta en el lugar donde existen dichos libros sin exigirse en ningún caso, su traslación al lugar del juicio".

Volver

Consultas por e-mail