Acción de enriquecimiento injusto

Por Nuri E. Rodríguez Olivera, Virginia S. Bado Cardozo y Carlos E. López Rodríguez

Al tenedor de un título valor se le impone una especial diligencia para conservar las acciones cambiarias

Por ejemplo, en el caso de las letras de cambio, se le impone a su tenedor, fundamentalmente, el deber de presentar la letra a la aceptación y al pago en ciertos casos y de protestar en caso de no aceptación o aceptación irregular o de no pago y de no dejar correr los términos breves de prescripción establecidos en el Decreto Ley de Títulos Valores n° 14.701 de 1977 (DLTV). Si el título valor se perjudica por su negligencia no tendrá ni acción cambiaria de regreso ni acción causal. 

Si ha dejado transcurrir el término de prescripción sin accionar, se extinguen todos sus derechos sobre el título valor y, por ende, la posibilidad de ejercer la acción causal.

El legislador ha entendido que, en tales circunstancias, sería excesivo que el tenedor no pudiera resarcirse de algún modo del importe del título valor. Es así que el DLTV le confiere la acción de enriquecimiento injusto en el art. 26:

"Si se extinguió la acción cambiaria contra el creador del título, el tenedor que carezca de acción causal contra éste y de acción cambiaria contra los demás signatarios, podrá exigir al creador del título la suma con que se haya enriquecido en su daño. Esta acción prescribirá en un año a partir del día en que la acción cambiaria contra el creador del título se haya extinguido."

I. Distinción de la acción de enriquecimiento injusto prevista en el art. 1308 del Código Civil (CC)

La acción responde a los caracteres generales del cuasicontrato de enriquecimiento injusto. Este cuasicontrato está regulado en el art. 1308 del CC, aunque sin ajustarse totalmente a sus disposiciones.  

El objeto de la acción de enriquecimiento injusto no es el crédito incorporado al título valor ni tampoco el crédito emergente de la relación fundamental. No tiene una base cartular ni contractual sino cuasicontractual.

El art. 1308 del CC establece:

"Todo hecho lícito del hombre que hace mejor la condición de una persona en daño de otro, sin que haya mediado intención de hacer liberalidad, da origen a un cuasicontrato que obliga al que ha mejorado su condición a devolver la suma o la cosa convertida en su provecho."

Precisamente, se incorporó este especial accionamiento en la regulación de las letras de cambio porque, a falta de un texto expreso que la admitiera, difícilmente sería procedente mediante la mera utilización de las normas del Derecho común. 

Uno de los presupuestos de la acción de enriquecimiento injusto civil es que exista un hecho lícito de quien se empobrece.

En materia de títulos valores, lo que existe son omisiones del portador en el cumplimiento de deberes que el DLTV pone a su cargo. 

Esas omisiones difícilmente podrían calificarse como un hecho lícito.

II. Régimen de la acción de enriquecimiento injusto

La acción de enriquecimiento injusto se encuentra prevista en el art. 26 del DLTV:

"Si se extinguió la acción cambiaria contra el creador del título, el tenedor que carezca de acción causal contra éste y de acción cambiaria contra los demás signatarios, podrá exigir al creador del título la suma con que se haya enriquecido en su daño. Esta acción prescribirá en un año a partir del día en que la acción cambiaria contra el creador del título se haya extinguido."

A. Presupuestos para el ejercicio de la acción

1. Pérdida de acciones cambiaria y causal

La letra de cambio debe estar perjudicada o prescripta. Para promover esta acción, el portador debe exhibir la letra perjudicada o prescripta como prueba de su empobrecimiento.

Quien ejercita esta acción debe carecer de acción cambiaria tanto respecto del librador como respecto de los demás signatarios.

Se debe haber perdido, además, la acción causal contra el creador del título. Adviértase que este presupuesto significa una curiosa limitación al ejercicio de esta acción: sólo se admite que se dirija la acción de enriquecimiento injusto contra el creador del título.

Advertimos que no siempre será el librador de la letra quien se haya enriquecido. Basta pensar en la hipótesis en que el librador hizo provisión de fondos en manos del girado y en que el girado aceptante no paga. En esta hipótesis, quien se enriquece es el aceptante y no el librador. 

Si nos ajustamos al texto del DLTV, el portador de la letra perjudicada no tendrá acción contra el creador, ya que éste no se enriqueció y no tendría acción contra el girado pues el DLTV no se la confiere.

Bugallo Montaño postula la admisión de esta acción contra otros obligados, en función de "principios generales".

Tal vez pueda considerarse es la aplicación del art. 1308 del CC para los casos no comprendidos en el art. 26 del DLTV, no en virtud de principios generales sino en función de la excepcionalidad del Derecho comercial.

2. Empobrecimiento de portador

Por la pérdida de acciones cambiarias y causales, el portador se debe haber empobrecido y su empobrecimiento debe ser correlativo al enriquecimiento del demandado.

3. Enriquecimiento del demandado

Por esta acción, el portador reclama la suma en que se haya enriquecido el creador. El importe de la reparación deberá ser fijado en la instancia judicial, de acuerdo a la prueba que se produzca en torno al valor que el demandado convirtió en su provecho y la correlativa suma del perjuicio sufrido por el actor.

El librador recibió una determinada prestación del tomador y debió remitir al girado un importe equivalente para el pago de la letra. Si no hizo la provisión se habrá enriquecido por el importe recibido del tomador a cambio de la letra.

El enriquecimiento debe ser probado por quien lo alega, de acuerdo a las normas procesales comunes. El demandado puede alegar que no se enriqueció, probando, por ejemplo, que hizo la provisión de fondos en manos del girado.

B. Prescripción de la acción

La acción de enriquecimiento injusto prescribe al año. El plazo se cuenta desde el día en que se perdió la acción cambiaria.