Naturaleza jurídica del contrato de transporte

Por Nuri E. Rodríguez Olivera

Los autores analizan el contrato de transporte. Las primeras doctrinas lo identifican con otras formas contractuales conocidas. Luego, se cambia en esa línea, según hemos de exponer.  Mencionaremos las distintas posiciones.  

I. Arrendamiento 

A. Arrendamiento de obra

La tesis más generalizada es la que sostiene que el transporte es un arrendamiento de obra, regulado en los arts. 578-602 del Código de Comercio (CCom)

El transportador se obliga a obtener un resultado determinado y los riesgos de la obtención de ese resultado recaen sobre él. 

Se ha criticado esta asimilación porque no explica la obligación de custodia ni la figura del consignatario.  

B. Arrendamiento de cosa

Se ha sostenido que es un arrendamiento de cosa. No es así. El arrendatario usa y goza personalmente de la cosa arrendada. En el transporte, el medio de transporte se conserva a disposición del transportador que lo utiliza para realizar precisamente el transporte.  

II. Mandato

Para algunos es un mandato, por lo que dispone el art. 164 del CCom, que califica a los empresarios o comisionistas de transporte de mandatarios mercantiles

La calificación legal es criticable. Se ha querido atribuir por esa norma un régimen de obligaciones a cargo de los empresarios de transporte y, para ello, se hace remisión a la figura del mandatario. 

En puridad, no hay mandato en el transporte por cuanto el transportador tiene la obligación de prestar un servicio material; el mandatario tiene la obligación de realizar una actividad no material, de realizar negocios por cuenta del mandatario, con o sin representación.

III. Depósito

Para otros autores es un contrato de depósito. Esta posición tampoco es acertada. Si bien es cierto que el transportador recibe mercaderías y se obliga a conservarlas y a custodiarlas, tal obligación es accesoria frente a la obligación principal de transportar.

IV. Otras posiciones

Ante la insuficiencia de las posiciones anteriores, algunos autores comenzaron a analizar el transporte como un conjunto de contratos:

A. Para algunos es, a la vez, depósito, arrendamiento de cosa, arrendamiento de servicios (Blanco Coustes Estasén, Lyon Caen & Renault).

B. Para otros es depósito, arrendamiento de servicios y mandato (Obarrio).

C. Para Segovia es una locación de obra y locación de servicios.

Las posturas más modernas sostienen que el contrato de transporte: es un contrato autónomo, especial, típico (Josserand). Está previsto y reglamentado por la Ley. No hay razón para querer atribuirle otra naturaleza (Uría, Langle).  

 

Cronograma y Manual Virtual de Derecho Comercial I

Preguntas y respuestas

Parciales

 Leyes y decretos