Vencimientos

Por Nuri E. Rodríguez Olivera y Carlos E. López Rodríguez

Vencimiento es la oportunidad en que debe verificarse el pago. Es el día en que la obligación se hace exigible.

Término es el período de tiempo que transcurre desde la fecha de creación hasta el vencimiento.

I. Vencimientos en las letras de cambio.

La LTV prevé distintas modalidades de vencimiento en el art. 78, que establece:

«La letra de cambio podrá librarse:

I) A la vista.

II) A cierto plazo desde la vista.

III) A cierto plazo desde su fecha y

IV) A fecha fija.

Las letras de cambio que indiquen otros vencimientos o vencimientos sucesivos se considerarán pagaderas a la vista».

De manera que sólo se admiten las cuatro modalidades de vencimiento, previstas por la Ley.

El librador de una letra no puede estipular otra modalidad de vencimiento; si lo hiciere, la mención se tendrá por no puesta y la letra se reputará pagadera a la vista.

El vencimiento debe ser cierto para la seguridad de la circulación, inherente al Derecho cambiario, en beneficio del portador y del mismo deudor. En consecuencia, el vencimiento condicionado a la realización de un suceso futuro e incierto[1], o el vencimiento que consista en un plazo sometido a condición resolutoria[2], no sería válido. Sin embargo, entendiendo en cuenta lo dispuesto en el último parágrafo del art. 79, puede entenderse que esa letra se ha de considerar pagadera a la vista.

A. Clasificación de los vencimientos

Los vencimientos se clasifican en absolutos y en relativos.

1. Vencimientos absolutos

Los vencimientos absolutos son aquéllos que están determinados desde el mismo momento en que se crea la letra. La LTV establece dos modalidades de vencimientos absolutos. Son las siguientes.

a. A fecha fija

En la letra se expresa «páguese esta letra el día 31 de diciembre de 2003». Se estipula en la misma letra el día de vencimiento.

b. A cierto plazo desde la fecha

La letra fija un término que se computa a partir de la fecha del libramiento de la letra.

La letra dice, por ejemplo, «páguese por esta letra la suma de tantos pesos a los 60 días de la fecha».

En el art. 82 se establecen normas interpretativas para cuando hay calendarios distintos en el lugar de creación y en el lugar de plazo. Establece lo siguiente:

«Cuando una letra de cambio sea pagadera a fecha fija en un lugar en que el calendario sea diferente del que rija en el lugar de creación, la fecha del vencimiento se entenderá fijada con arreglo al calendario del lugar de pago.

Cuando una letra librada entre dos plazas que tengan calendario diferente sea pagadera a cierto plazo después de su fecha, el día de la creación se reducirá al día correspondiente del calendario del lugar de pago y el vencimiento se determinará en consecuencia.

Los plazos de presentación de las letras de cambio se calcularán de conformidad con el párrafo precedente.

Estas reglas no serán aplicables cuando en una cláusula de la letra de cambio o en los mismos enunciados del título, se indique la intención de adoptar reglas diferentes».

2. Vencimientos relativos

En los vencimientos relativos, éstos dependen de un hecho posterior a la creación. Hay dos modalidades:

a. A la vista

La Ley establece que, si no se estipula vencimiento, la letra de cambio se considerará pagadera a la vista, esto es, que será pagadera a la presentación, en el momento en que el beneficiario desee hacerlo (art. 56 § 2).

El art. 79 establece: «La letra de cambio a la vista será pagadera a su presentación».

Vencerá cuando el tenedor desee presentarla. De manera que no se sabe cuándo vence porque ello va a depender de la voluntad del beneficiario; se pagará el día en que el beneficiario se presente a cobrarla.

La norma impone que el tenedor debe requerir el pago en el término de un año a contar de la fecha de la creación. Se fija el plazo para que la obligación no quede pendiente por tiempo indefinido.

El art. 79, también, prevé que el librador pueda acortar o alargar el plazo de un año para la presentación. El librador lo hará de acuerdo con su conveniencia y a las relaciones que tenga con el girado.

El creador puede estipular que la letra no se presente antes de una fecha indicada. Por ejemplo, la letra dirá: «Páguese a la vista. Preséntese después del día 25 de marzo de 2005».

El librador sabe que el girado tendrá la provisión de fondos, recién después de la fecha indicada y por ello fija ese término, dejando luego en libertad al portador para que la presente cuando lo desee. En ese caso, el plazo de un año, fijado por el art. 79 corre a partir de la fecha fijada, en el ejemplo, a partir del 25 de marzo de 2006.

b. A cierto plazo desde la vista

Esta modalidad está prevista en el art. 80. La letra establecerá, por ejemplo: «Páguese por esta letra la cantidad de tantos pesos en el término de 60 días a contar de la vista».

En este caso, el término corre a partir de la aceptación por el girado o del protesto por falta de aceptación.

El plazo de vencimiento empezará a correr a partir de un acto posterior al acto de creación, cuya fecha no puede predeterminarse. En estas letras, el tenedor tiene la carga de requerir la aceptación de la letra, para que comience a correr el término. El tenedor puede presentarla para requerir la aceptación cuando quiera, con el límite fijado por el art. 71. El art. 71 dispone que las letras a cierto plazo desde la vista, deben presentarse a la aceptación dentro del plazo de un año. El librador puede acortar o alargar ese plazo.

El girado, al aceptar, debe poner la fecha de la aceptación (art. 73, inc. 2). Si el girado no puso la fecha de la aceptación y no se protestó por tal motivo, se considerará como fecha de aceptación, el último día del plazo de un año señalado por la Ley o el último día del plazo fijado por el librador para que se presente la letra a la aceptación.

Si la letra no se acepta, el término del vencimiento corre a partir del protesto.

B. Normas generales sobre vencimiento

El art. 118 establece: «En los plazos legales o convencionales no se computa el día desde el cual empiezan a correr».

El art. 81 establece la forma de computar los plazos en dos de las modalidades antes analizadas. El primer inciso establece lo siguiente: “La letra de cambio librada a uno o varios meses a partir de su fecha o de la vista vence en la fecha correspondiente del mes en que el pago deba efectuarse. A falta de la fecha correspondiente el vencimiento tendrá lugar el último día de dicho mes”.

Aplicando esta norma, si una letra librada el 1 de marzo de 2005 dice, por ejemplo, páguese a los seis meses de la fecha, su vencimiento será el 1 de setiembre de 2005.

Si falta la fecha correspondiente, esto es, si se libró el día 31 de marzo y se estipuló que la letra vence a los tres meses de la fecha, como en junio hay sólo 30 días, la letra vencerá el día 30.

Los §§ 2, 3 y 4 del art. 81 disponen:

«Cuando una letra de cambio esté librada a uno o varios meses y medio a contar de su fecha o de la vista, se contarán primeramente los meses enteros.

Si el vencimiento se hubiere fijado al principio, a la mitad (mediados de enero o mediados de febrero, etc.), o al final de mes, se entenderá por estos términos el 1, el 15 o el último día del mes.

Las expresiones ‘ocho días’ o ‘quince días’ equivaldrán a un plazo de ocho días o de quince días hábiles y no de una o dos semanas».

En el § 4, se establece para plazos fijados en ocho o quince días, que se computarán días hábiles. Aclaramos que en el art. 117, que contiene una norma general, para todos los demás actos de la letra de cambio, establece: “Los días feriados intermedios quedan comprendidos en el cómputo del plazo”.

En una norma se computan sólo días hábiles y en la otra, también, los inhábiles.

El art. 119 establece: «En ningún caso se admitirán plazos de gracia legales ni judiciales».

Para la hipótesis de vencimientos en día feriado se aplica el art. 117 que establece lo siguiente: «El pago de una letra de cambio que vence en día feriado no se puede exigir sino el primer día hábil siguiente».

El art. 83 establece que la letra debe presentarse para requerir el pago el día de su vencimiento o en uno de los dos días hábiles sucesivos. Coordinando las dos normas, debe entenderse que, si vence un día feriado, el tenedor podrá presentarla en el día hábil siguiente o en los dos días hábiles sucesivos.

II. Vencimientos en los vales

III. Vencimientos en los cheques

El art. 28 de la LCh establece que el cheque es pagadero a la vista y que toda mención contraria se tendrá por no escrita[3].

El vencimiento a la vista es de esencia en el cheque[4]. Siendo el cheque un instrumento para el pago no podría aplazarse el vencimiento pues ello implicaría darle una función contraria a su naturaleza, según hemos visto precedentemente. Si el tenedor lo recibe en pago, no se le puede imponer esperas. Como para otras menciones prohibidas, la LCh dispone que se anula sólo la mención, pero no el cheque.

 

 


 

[1] Pérez Fontana, Títulos-valores, obligaciones cartulares, t. 3: Letra de cambio, vales, pagarés [1985], p. 146.

[2] Bugallo Montaño, Títulos valores. Cheques, vales, letras de cambi [1998], p. 56.

[3] Fuente de la norma: Comisión de Juristas, art. 149, proyecto del BCU, art. 10. Con el mismo contenido de la norma sancionada, la Ley de Ginebra, art. 28 y la Ley argentina, art. 23. Pero todas estas normas, incluyendo las de los proyectos, contienen dos incisos que prevén cheques postdatados.

[4] Garrigues, Contratos bancarios, 2ª ed. [1975], p. 510.