Autonomía del derecho

Por Carlos E. López Rodríguez

El art. 1 establece que el título valor consigna un derecho autónomo. La autonomía, en los títulos valores, es un concepto que califica al derecho consignado en el título valor, al derecho que tiene el poseedor  del título valor. Significa que el poseedor – y cada poseedor – tiene un derecho propio nuevo, originario y, por lo tanto, no le son oponibles las excepciones que el deudor podría invocar frente a un antecesor en la posesión.

El tenedor del título valor tiene un derecho autónomo frente al obligado cambiario. Su derecho es autónomo respecto a relaciones del obligado cambiario con anteriores tenedores, como si el documento hubiera sido creado directamente a favor del poseedor, aunque haya tenido anteriores poseedores. Se entiende que cada poseedor adquiere el título "ex novo", como si fuera originariamente.

El adquirente no se subroga en la posición de su enajenante del título. En consecuencia, el deudor no puede oponer al tenedor que pretende el pago, excepciones que son personales a los poseedores precedentes del título.

Damos un ejemplo: 

A firmó un vale a favor de B por $ 500, es decir que A se comprometió a pagar $ 500 a B. B lo endosa a C, C lo endosa a D. El último endosatario será entonces D. D ha adquirido con ese endoso un derecho autónomo.

¿Qué significa y cuáles la consecuencia de ello? Significa que D le puede exigir a A la prestación y que A no le podrá oponer a D excepciones que tengan que ver con sus relaciones con B o C. Supongamos: A no le podrá decir a D "no le pago $ 500 porque B me debe a mí $ 200 y entonces tengo derecho a compensar", porque ello sería una excepción que tiene que ver  con una relación del deudor con su anterior poseedor. Tampoco puede decirle a D: "No le pago a Ud. los $ 500 porque hice una dación en pago al Sr. C".

Este rasgo se concilia con el carácter de la literalidad. La autonomía funciona como un complemento de la literalidad, en la medida que el poseedor sólo tiene los derechos que emanan y surgen del título valor.

Este atributo se impone para fomentar la transmisibilidad del documento. Nadie aceptaría recibir un título valor si los derechos que ese título valor le concede pudieren verse de algún modo retaceados con excepcionamientos del deudor basados en sus relaciones con tenedores anteriores.

De esta forma, los títulos valores se diferencian de cualquier otra relación crediticia. Cuando se trata de un crédito emergente de un contrato, el acreedor puede ceder su crédito, pero cuando cede el crédito se coloca al cesionario en la posición del cedente y el cesionario no tiene, entonces, un derecho autónomo contra el deudor de esa relación crediticia. El deudor tiene derecho a oponerse a la cesión y, luego, plantear al cesionario las excepciones que habría podido invocar frente al cedente porque el derecho del cesionario es un derecho derivado del derecho del cedente.

 

Cronograma

Pruebas y resultados

Leyes y Decretos

Preguntas y respuestas sobre títulos valores