Prohibiciones que afectan al socio

Por Nuri Rodríguez Olivera y Carlos López Rodríguez

Las prohibiciones que afectan a los socios se relacionan con la ejecución del contrato. Los principios generales que orientan el cumplimiento y ejecución de los contratos, se recogen en el art. 209 del Código de Comercio (CCom):

“Las convenciones legalmente celebradas, son la ley para los contrayentes y para sus herederos.

No pueden ser revocadas, sino por mutuo consentimiento, o por las causas que la ley expresamente señala.

Todas deben ejecutarse siempre de buena fe, sea cual fuere su denominación; es decir, obligan no sólo a lo que se expresa en ellas sino a todas las consecuencias que la equidad, el uso o la ley atribuyen a la obligación, según su naturaleza.”

En la Ley de Sociedades Comerciales n° 16.060 de 1989 (LSC) se concretan esos principios en las disposiciones que se comentan a continuación.

I. Prohibición de utilizar bienes de la sociedad

El deber de aplicar los fondos o bienes sociales exclusivamente en provecho de la sociedad es tutelado por la LSC por las sanciones que establece el inc. 2 del art. 74: 

“El socio que aplique los fondos o bienes de la sociedad a uso o negocios por cuenta propia o de tercero estará obligado a traer a la sociedad las ganancias resultantes, siendo las pérdidas o daños de su cuenta exclusiva.

El socio no puede utilizar el dinero o los bienes de la sociedad ni puede aplicarlos a negocios por cuenta propia o de tercero. Una conducta de este tipo implicaría un ilícito y a la vez un incumplimiento del contrato pues significaría apropiarse de los bienes sociales y de desviarlos del uso que todos los socios pretendieron darle. Implica además y debiendo reparar los daños causados (art. 74). Podrá, además, ser excluido (art. 147).

En nuestro concepto, además, podría configurar el delito de apropiación indebida previsto en el Código Penal.

II. Concurrencia y conflicto de intereses

A. Concurrencia

El socio no puede realizar, por cuenta propia o de terceros, actos que importen competir con la sociedad (art. 209). Podrá hacerlo si los demás socios lo consienten expresamente.

La norma citada se encuentra en la sección de sociedades colectivas, pero resulta aplicable a las sociedades de capital e industria, en comandita y sociedades de responsabilidad limitada, por remisiones en las disposiciones en que se regulan estos otros tipos (arts. 213, 218 y 243). La norma es otra aplicación del deber genérico de lealtad y de buena fe en la ejecución de los contratos. No es aplicable, sin embargo, a los accionistas de una sociedad anónima o de una sociedad en comandita por acciones.

Las sanciones por la violación de esta prohibición son varias: la sociedad se beneficiará de los actos realizados en competencia y el socio está obligado a reparar los daños y perjuicios que haya causado (art. 209). El socio que realizó la competencia podrá ser excluido (art. 209).

B. Conflicto de intereses

En cuanto al conflicto de intereses, en sede de sociedades anónimas, el art. 325 establece: 

"(Conflicto de intereses). Los accionistas o sus representantes que en una operación determinada tengan por cuenta propia o ajena, un interés contrario al de la sociedad, deberán abstenerse de votar los acuerdos relativos a aquélla.

Si contravinieran esta disposición, serán responsables de los daños y perjuicios cuando, sin su voto, no se hubiera logrado la mayoría necesaria para una decisión válida."

III. Prohibición de administrar (arts. 216 y 221)

Los socios comanditarios y los socios industriales, tienen prohibido administrar las sociedades a las cuales pertenecen. Ello se fundamenta en el principio según el cual a mayor responsabilidad mayor injerencia en los negocios sociales.

Estos socios responden en forma limitada el primero y hasta el límite de las ganancias no percibidas el segundo, de ahí que no puedan ser administradores. Esta última atribución la tienen el socio capitalista y el socio comanditado.