La acción social de responsabilidad

Por Carlos E. López Rodríguez

 

La responsabilidad de los administradores queda comprometida cuando se haya causado daños y perjuicios. La sola comisión de un acto ilícito, antiestatutario o negligente no apareja la responsabilidad. Es menester que ese acto haya provocado un perjuicio dado que en nuestro sistema legal, la responsabilidad tiene una función reparadora.

La existencia de un daño causado a la sociedad no es el único presupuesto de la acción de responsabilidad. Es necesario que quien promueve la acción de responsabilidad, esté legitimado para ello, según se verá en el numeral siguiente.

Asimismo, corresponde examinar a quienes puede responsabilizarse por los daños causados. Especialmente, se analizarán las condiciones en que los administradores se consideran exonerados de responsabilidad y las vías por las cuales la responsabilidad puede extinguirse.

En último término, se estudiará el alcance de la responsabilidad prevista por la Ley de Sociedades Comerciales n° 16.060 de 1989 (LSC).

I. Legitimación activa

A.  Régimen general

Cuando se trata de una sociedad de cualquier tipo, excepto la sociedad anónima, el ejercicio de una acción para obtener reparación de un daño causado a la sociedad, debe ser resuelto por los socios en la forma dispuesta para la adopción de resoluciones sociales.

Los socios individualmente están legitimados para demandar a los administradores por el daño que se les causare personalmente pero no pueden ejercer la acción que compete a la sociedad.

La decisión de promover un juicio implica la renuncia del administrador (art. 205).

La acción será ejercida por el nuevo administrador que se designe.

B. Régimen correspondiente a las sociedades anónimas

En cuanto a las sociedades anónimas, la acción de responsabilidad puede ser ejercida por la sociedad o por los accionistas en forma individual.

1. Ejercicio de la acción social por la propia sociedad

El ejercicio de la acción por la sociedad se resuelve por la asamblea (art. 393) y se ejecuta por el órgano de administración.

El artículo 358 dispone que en la asamblea sólo puede tratarse lo que está en el orden del día. Sin embargo, se exceptúa de ese régimen el tema de la responsabilidad de administradores, directores o síndicos y de su remoción (art. 358 y 393). Ello es lógico, siendo los administradores quienes deben formular el orden del día, difícilmente incluirán tales cuestiones.

Para resolver el ejercicio de una acción de responsabilidad bastará la mayoría de presentes. La Ley no impone una mayoría especial.

Si la asamblea resuelve ejercer la acción de responsabilidad, ello apareja la remoción del administrador o directores afectados (art. 393). Quien debe promover la acción es el nuevo administrador o el nuevo directorio. La norma establece un plazo de 90 días para ello.

2. Ejercicio de la acción social por los accionistas

Cualquier accionista puede promover la acción si el administrador no lo hizo en el plazo de 90 días (art. 396.2).

Si en la asamblea se hubiere resuelto por mayoría no promover acción, los accionistas que se opusieron a la extinción de la responsabilidad, podrán ejercer la acción social (art. 396, inc. 1).

3. Ejercicio de la acción social por acreedores

El art. 395 permite también a los acreedores el ejercicio de la acción social de responsabilidad: 

“Los acreedores de la sociedad sólo podrán iniciar la acción de responsabilidad cuando ésta tenga por finalidad la reconstrucción del patrimonio social, insuficiente para cubrir las deudas sociales a consecuencia de los actos u omisiones generadores de responsabilidad y siempre que la sociedad o los accionistas no la hayan promovido.”

El artículo  396 agrega: 

“En caso de concordato, moratoria o liquidación judicial, la acción será resuelta y entablada por los interventores o síndicos designados en los respectivos trámites y en su defecto, por los acreedores individualmente”.  

C. Norma especial respecto de la sociedad controlante y sus administradores

La acción de responsabilidad puede ser ejercida por el socio o accionista de la sociedad controlada, quien puede demandar la reparación del daño sufrido por la sociedad y del daño sufrido personalmente (art. 51, inc. 3). Esta norma es más tuteladora que la general contenida en el artículo 394 en que sólo se permite el ejercicio de la acción social por un accionista en determinadas circunstancias: si la acción no es ejercida por los administradores o si la asamblea resolvió extinguir la responsabilidad de los administradores con la oposición del accionista.

El artículo 51, en el inciso 4, agrega:  Si la sociedad controlante fuera condenada, deberá pagar al socio o accionista los gastos y honorarios del juicio, más un 5% calculado sobre el monto de la indemnización debida”. La norma crea una sanción adicional a favor del accionista promotor de la acción y a cargo de la sociedad controlante.

II. Legitimación pasiva

El legitimado pasivo es el administrador o los administradores o los directores. Si hubiese más de un administrador o se trata de un Directorio, son responsables solidariamente los administradores, representantes o directores (arts. 83 y 391). Son solidariamente responsables los directores que votan la resolución generadora de responsabilidad y quienes se abstienen y los ausentes que no justificaron su ausencia.

Existen mecanismos para cubrirse de la eventual responsabilidad.

A. Exoneración de responsabilidad

Los incisos 2, 3 y 4 del artículo 391 de la Ley 16.060 disponen respecto de los casos y las condiciones en que los administradores o directores de sociedades anónimas quedarán exonerados de responsabilidad. Básicamente, se distingue según la resolución generadora de responsabilidad se haya tomado en una sesión del directorio o fuera de ella.

1. Exoneración de responsabilidad respecto de resoluciones adoptadas en sesión de directorio

Para el caso en que la resolución hubiese sido adoptada en una sesión del directorio, la Ley prevé dos sub-hipótesis, según el director estuviese presente o ausente en dicha sesión.

Si el director estaba presente, debió cumplir con dos condiciones: no haber votado la resolución y haber dejado constancia en actas de su oposición.

Puede suceder que los demás directores se hayan negado a dejar constancia formal de la oposición. En dicho caso, quien votó en contra debe comunicar en forma fehaciente a la sociedad su oposición en un plazo de 10 días de la reunión. El plazo para realizar esta comunicación se cuenta a partir de la reunión en que se haya adoptado la resolución.

Si el Director no concurrió a la sesión que adoptó la resolución y toma conocimiento de ella después, debe tomar dos providencias, para liberarse de responsabilidad. Debe comunicar, en forma fehaciente, su oposición en el plazo de 10 días a contar de la fecha en que tuvo conocimiento de la resolución. Debe, además, solicitar la reconsideración de la resolución generadora de responsabilidad. Por esta vía, el Director podrá manifestar su oposición expresamente y solicitar se deje constancia de ella en actas o hacer la comunicación fehaciente, si los restantes directores se opusieran a incluir en el acta esa oposición.

La Ley aclara que la abstención o la ausencia injustificada no exime de responsabilidad. No obstante, aunque se justifique la ausencia del director, éste debe actuar en la forma antes analizada para eximirse de responsabilidad.

2. Exoneración de responsabilidad respecto de resoluciones adoptadas fuera de directorio

Si el acto o hecho generador de responsabilidad no se resolvió en una sesión de directorio, sólo serán responsables los directores que hayan participado en él. Será responsabilidad individual y no corporativa. La Ley impone que, en cuanto ese acto o hecho llegue al conocimiento de los demás directores, éstos deben plantearlo en el Directorio para que éste adopte resolución al respecto y puedan dejar constancia formal de su oposición.

B. Extinción de la responsabilidad

Como norma de carácter general, el artículo 102, dispone que la aprobación de balances anuales y de la memoria, no implica la aprobación de la gestión de los administradores, o directores ni de los síndicos. La Ley no admite, por lo tanto, una aprobación tácita de sus gestiones.

Tratándose de sociedades anónimas se aplica el artículo 392 de la Ley. La asamblea, por mayoría de presentes, podrá resolver aprobar la gestión o renunciar al ejercicio de una acción de responsabilidad o aprobar una fórmula transaccional, pero tal facultad tiene limitaciones y condiciones en la Ley.

a. Tal resolución no tiene eficacia si se trata de responsabilidad por violación de la Ley o de los estatutos. De manera que podrá ser eficaz la renuncia, sólo si la responsabilidad se generó por el mal desempeño del cargo.

b. No será eficaz esa resolución si no se planteó en la asamblea, los hechos concretos que son generadores de la responsabilidad. Nunca ha de tener eficacia una declaración genérica de exoneración de responsabilidad. Los accionistas podrían aprobar la gestión sin tener conocimiento de ilícitos o violaciones estatutarias concretas. Para que tenga eficacia una resolución de extinción de responsabilidad, tuvo que ponerse en conocimiento de los accionistas, reunidos en asamblea, hechos concretos susceptibles de generar responsabilidad, para que se delibere y se aprecie su gravedad y se resuelva con conocimiento de causa.

c. El tema de la responsabilidad debe plantearse en el orden del día. La exigencia se justifica pues, de este modo, los accionistas se pueden informar previamente sobre el tema para estar en condiciones de votar. Si el directorio que extiende el orden del día, no incluye la responsabilidad y luego el grupo que lo apoya lo plantea como tema, para votar sorpresivamente la aprobación de la gestión, tal resolución no tendrá eficacia liberatoria.

El tema de la responsabilidad puede ser propuesto, en una asamblea, por cualquier accionista que denuncie hechos concretos generadores de responsabilidad y, entonces, será tratado aunque no figure en el orden del día. Si la asamblea trata el tema de la responsabilidad, no incluido en el orden del día, y resuelve liberar de responsabilidad o transar, tal resolución asamblearia no tendrá eficacia. Por lo contrario, si se trata el tema y se resuelve responsabilizar a los administradores y ejercer las acciones pertinentes, esa resolución tiene eficacia. Lo que la Ley no quiere es el planteo sorpresivo del tema con el efecto de liberar de responsabilidad.

d. Aun cuando se configuren todas las circunstancias antes referidas, para que la extinción sea válida, existe una última posibilidad:  que la minoría se oponga a tal resolución. De acuerdo al artículo 394 los administradores no quedan liberados de responsabilidad si se oponen accionistas que representen el 5 % del capital integrado.

e. También, pierde eficacia la resolución que los libera de responsabilidad, si, posteriormente, se produce la liquidación judicial de la sociedad.

 

Cronograma de Derecho y Manual Virtual

Preguntas y respuestas

Leyes y decretos