Concepto de intermediación financiera

Por Carlos E. López Rodríguez

El Decreto Ley n° 15.322/1982, de 17 de setiembre, de Intermediación Financiera (DLIF) se denomina "Ley de Intermediación Financiera", porque se refiere precisamente a lo que se califica como intermediación financiera en el art. 1, inc. 2. La norma proporciona la siguiente definición de intermediación financiera:

A los efectos de esta ley se considera intermediación financiera la realización habitual y profesional de operaciones de intermediación o mediación entre la oferta y la demanda de títulos valores, dinero o metales preciosos.”  

Según surge de la exposición de motivos, la definición no abarca la totalidad de la actividad financiera, o sea todo el comercio o manejo de instrumentos financieros.

La intermediación financiera es una especie del género actividad financiera[1].

A los efectos, entonces, de delimitar el concepto de intermediación financiera, procederemos a desglosar cada uno de los elementos de la definición legal.

I. Oferta y demanda de títulos valores, dinero o metales preciosos

Según explica Cajarville, la naturaleza financiera de la intermediación resulta del objeto sobre el que recae:

la oferta y demanda de títulos valores, dinero o metales preciosos[2].

Oferta y demanda refieren al comportamiento de determinados sujetos en el mercado financiero: los ofertantes, que transferirán a otros sus recursos financieros, y los demandantes, que adquirirán la disponibilidad de esos recursos[3].

El art. 1 del Decreto Ley de Títulos Valores n° 14.701 de 1977 define a los títulos valores:

Los títulos valores son los documentos necesarios para ejercer el derecho literal y autónomo que en ellos se consigna”.

Obsérvese que el derecho a que refiere la definición de título valor, no necesariamente tiene por objeto un recurso financiero[4]. La doctrina unánimemente considera comprendidos en la definición a los títulos valores representativos de mercaderías (como las cartas de porte) y a los títulos valores de participación (como las acciones).

Dinero es tanto la moneda nacional como la moneda extranjera, tanto metálica como en papel[5].

Los metales preciosos son el oro, la plata, el platino.

La intermediación alcanzada por el DLIF es la referente a la oferta y demanda de esos metales para uso financiero, no en cuanto a su utilización industrial[6].

II. Intermediación o mediación

La actividad puede ser de intermediación propiamente dicha o de mediación.

En la intermediación, un sujeto adquiere para volver a trasmitir.

En la mediación, un sujeto acerca a los interesados en la adquisición y enajenación de determinados bienes.  

No se consideran comprendida en el concepto de intermediación financiera la actividad de quienes operan con recursos propios[7].

Por lo tanto, quedaría fuera del concepto legal de intermediación financiera, tanto la actividad de los prestamistas particulares como la de las cooperativas de crédito.

III. Profesionalidad y habitualidad

La definición legal tiene elementos de  la definición de comerciante del art. 1 del Código de Comercio, que establece que se reputa comerciante a quien ejerce actos de comercio, haciendo de ello su profesión habitual. Aquí se dice que la intermediación financiera es una actividad de carácter habitual y profesional.

No se considera que existe intermediación financiera cuando una persona realiza un negocio aislado de mediación o intermediación en operaciones de títulos valores, dinero o metales preciosos.

Profesión es el empleo, facultad u oficio que cada uno tiene y ejerce públicamente (REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario de la Lengua Española, 1970). No basta, entonces, poseer la aptitud o el oficio, se requiere el cumplimiento efectivo de la actividad de intermediación financiera. 

Evolución del régimen nacional en materia de intermediación financiera

Atribuciones del Banco Central del Uruguay

 

_________________________________________
[1] Cajarville, Intermediación financiera, p. 8.

[2] Bergstein, El delito de violación del secreto bancario, p. 54.
[3] Cajarville, íd., p. 9.

[4] Cajarville, íd. ibíd.

[5] Cajarville, íd. ibíd.

[6] Cajarville, íd., pp. 9 y 10.

[7] Cajarville, íd., p. 10.


 


Cronograma y Manual Virtual de Derecho Comercial I

Leyes y decretos

Exámenes