Concepto de intermediación financiera

Dr. Carlos E. López Rodríguez

El Decreto Ley 15.322/1982, de 17 de setiembre, de Intermediación Financiera (LIF) define a la intermediación financiera en el parágrafo 2 de su art. 1

A los efectos de esta ley se considera intermediación financiera la realización habitual y profesional de operaciones de intermediación o mediación entre la oferta y la demanda de títulos valores, dinero o metales preciosos”.  

Según surge de la exposición de motivos, la definición no abarca la totalidad de la actividad financiera, o sea todo el comercio o manejo de instrumentos financieros.

La intermediación financiera es una especie del género actividad financiera[1].

A los efectos, entonces, de delimitar el concepto de intermediación financiera, procederemos a desglosar cada uno de los elementos de la definición legal.

I. Oferta y demanda de títulos valores, dinero o metales preciosos

Según explica Cajarville, la naturaleza financiera de la intermediación resulta del objeto sobre el que recae:

la oferta y demanda de títulos valores, dinero o metales preciosos[2].

El art. 1 del Decreto Ley 14.701/1977, de 12 de setiembre, de Títulos Valores define a los títulos valores:

Los títulos valores son los documentos necesarios para ejercer el derecho literal y autónomo que en ellos se consigna”.

La doctrina unánimamente considera comprendidos en la definición a los títulos valores representativos de mercaderías (como las cartas de porte) y a los títulos valores de participación (como las acciones).

Dinero es tanto la moneda nacional como la moneda extranjera, tanto metálica como en papel[5].

Los metales preciosos son el oro, la plata, el platino.

La intermediación alcanzada por el LIF es la referente a la oferta y demanda de esos metales para uso financiero, no en cuanto a su utilización industrial[6].

II. Intermediación o mediación

La actividad puede ser de intermediación propiamente dicha o de mediación.

En la intermediación en sentido estricto, un sujeto adquiere para volver a trasmitir. El objeto de la intermediación ingresa a su partimonio en virtud de un negocio financiero y vuelve a salir en virtud de otro negocio financiero. La ganancia de la entidad de intermediación financiera se genera por la diferencia entre el precio por el que compra y el precio por el que vende.

En la mediación, un sujeto acerca a los interesados en la adquisición y enajenación de determinados bienes. Adquirente y enajenante celebran el negocio financiero entre sí. La ganancia de la entidad de intermediación financiera consistirá en una comisión por su participación en la operación.

No se consideran comprendida en el concepto de intermediación financiera la actividad de quienes operan con recursos propios[7].

Por lo tanto, quedaría fuera del concepto legal de intermediación financiera, tanto la actividad de los prestamistas particulares como la de las cooperativas de crédito.

III. Profesionalidad y habitualidad

La definición legal tiene elementos de  la definición de comerciante del art. 1 del Código de Comercio, que establece que se reputa comerciante a quien ejerce actos de comercio, haciendo de ello su profesión habitual. Aquí se dice que la intermediación financiera es una actividad de carácter habitual y profesional.

No se considera que existe intermediación financiera cuando una persona realiza un negocio aislado de mediación o intermediación en operaciones de títulos valores, dinero o metales preciosos.

Profesión es el empleo, facultad u oficio que cada ejerce y por el que percibe una retribución (REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario de la Lengua Española). No basta, entonces, poseer la aptitud o el oficio, se requiere el cumplimiento efectivo de la actividad de intermediación financiera. 

 

 

_________________________________________
[1] Cajarville, Intermediación financiera, p. 8.

[2] Bergstein, El delito de violación del secreto bancario, p. 54.

[5] Cajarville, íd., p. 9.

[6] Cajarville, íd., pp. 9 y 10.

[7] Cajarville, íd., p. 10.


 


Cronograma y Manual Virtual de Derecho Comercial I

Leyes y decretos

Exámenes