Concepto básicos sobre defensa de la competencia

Dr. Carlos E. López Rodríguez

I. Conceptos

A. Mercado

Según el diccionario mercado es el estado y evolución de la oferta y demanda en un sector económico dado[1].

También, se le define como el ámbitofísico o virtualdonde confluyen la oferta y demanda referidas[2].

B. Competencia

Definición:

esfuerzo de una pluralidad de sujetos que operan simultáneamente, por conseguir una ventaja en la disputa con otros competidores, por la clientela o por los proveedores en un mercado determinado[12].

La competencia es la base del sistema capitalista y del liberalismo económico[14]. Por ende, supone el respeto de varios principios: la propiedad privada de los medios de producción, la libre circulación e inversión del capital, y el lucro económico como motor de la actividad económica[15].

Se considera que existe libre competencia, si los industriales y comerciantes pueden acceder al mercado en forma igualitaria para ofrecer sus bienes y servicios.

La libertad de competir incluye la de utilizar todos los medios para afirmarse en el mercado, atraer la clientela y fijar las características de la oferta y la demanda. Se considera incluida, también, la libertad para adquirir los factores de producción, decidir su organización, decidir con quién se contrata y con quién no. Asimismo, debe ser libre la búsqueda y conservación de la clientela, a través de los mecanismos de marketing que se consideren más adecuados[18].

Como contrapartida de esta libertad, el daño concurrencial infligido a los competidores no es ilícito en sí mismo, puesto que deriva del ejercicio de un derecho, en tanto se atenga a los límites permitidos por la Ley y no exista abuso de derecho. Estos límites, por otra parte, deben interpretarse restrictivamente[19].

De modo que, por una parte, los oferentes concurren libremente en la producción de bienes y servicios y el consumidor está en condiciones de tomar decisiones libres sobre sus compras en el mercado, con información suficiente sobre las características de precio y calidad de los productos, sin que en estas decisiones intervengan fuerzas distintas a las del mercado[20].

II. Modelos teóricos de competencia

A los efectos de las siguientes explicaciones, clasificamos los modelos teóricos de competencia en dos categorías:

  1. competencia perfecta y

  2. competencia imperfecta.

A. Mercados de competencia perfecta

1. Condiciones

Se considera que existe competencia perfecta toda vez que en un mercado se constate lo siguiente:

  1. que los competidores tienen total libertad de acceso y salida del mercado;

  2. que ninguno de ellos puede influir sobre el comportamiento de los demás, ni en las condiciones del mercado (en especial, en la determinación del precio)[3];

  3. que las condiciones son transparentes para competidores, proveedores y consumidores[4].

2. Presupuestos

Para que esas condiciones se puedan verificar, se requiere que se verifiquen los presupuestos siguientes:

  1. atomicidad de los agentes (multiplicidad de oferentes y demandantes);

  2. homogeneidad  de los bienes y servicios ofrecidos y demandados (estandarizados);

  3. libertad:

    • de entrada y salida (todos los agentes entran y salen del mercado cuantas veces lo deseen),

    • de acceso a la información (todos los agentes disponen de igual información sobre las variantes relevantes: precio, costos, calidad),

    • de acceso a los recursos (en especial los tecnológicos)[5].

3. Efectos de la competencia perfecta

La competencia perfecta produciría los efectos siguientes:

B. Mercados de competencia imperfecta

Concepto:

mercados en los que uno o alguno de los sujetos que en ellos intervienen posee poder suficiente para determinar sus principales variables (en especial el precio).

1. Mercado oligopólico u oligopsónico

Concepto:

el mercado se encuentra repartido entre un número escaso de agentes, sin que ninguno tenga una posición de privilegio, sea en la oferta (oligopolio) o sea en la demanda (oligopsonio).

El comportamiento de cualquiera de ellos incide necesariamente sobre el de los otros, si no quieren ser barridos del mercado.

Puede haber oligopolio parcial o limitado, cuando los oligopolistas concurran con pequeños oferentes o demandantes.

2. Mercado monopólico o monopsónico

  1. Enfoque estructural: existe monopolio (desde el punto de vista de la oferta) o monopsonio (desde el punto de vista de la demanda) de hecho cuando un comerciante cuenta con el 100 % del mercado[8]. Esta concepción coincide con la quinta acepción del Diccionario en cuanto a monopolio: «Situación de mercado en que la oferta de un producto se reduce a un solo vendedor»[9].

  2. Enfoque basado en el poder de mercado, se tiene en cuenta la incidencia determinante de un competidor sobre el comportamiento del mercado[10]. En este segundo sentido, el monopolio se produce cuando un competidor líder por su participación en el mercado es capaz de decidir las condiciones de la oferta o de la demanda, forzando a los demás a alinearse, con o sin un entendimiento expreso.

La Constitución uruguaya, en el n° 17 del art. 85, le atribuye competencia a la Asamblea General para la concesión de monopolios por una mayoría especial (dos tercios de votos del total de componentes de cada Cámara). Para instituirlos en favor del Estado o de los Gobiernos Departamentales basta la mayoría absoluta de votos del total de componentes de cada Cámara

En especial, la Constitución establece el monopolio del servicio público de saneamiento y de abastecimiento de agua para consumo humano, en virtud del plebiscito de reforma constitucional, que tuvo lugar el 31 de octubre de 2004 y que resultara respaldado por el 64,7 por ciento de la ciudadanía.



[1] Real Academia Española, Diccionario de la Lengua Española (2001).

[2] A esta acepción de mercado se refiere la página web de la CPDC, aunque allí se limita la definición a la compraventa: http://www.mef.gub.uy/competencia_cometidos.php#competencia, descarg. el 19/12/2013.

[3] Samuelson, Curso de economía moderna, trad. de la 9a ed. (1978), p. 49.

[4] Vicent Chuliá, F. Introducción al Derecho Mercantil (Valencia, Tirant lo Blanch, 2007), p. 1051.

[5] Martínez Blanco, Manual básico de Derecho de la competencia, p. 50.

[6] Ferrère Turcatti, Prácticas anticompetitivas y abuso del poder económico (1993), pp. 7-9.

[8] Ésta es la definición provista por la página web de la CPDC: http://www.mef.gub.uy/competencia_cometidos.php#estado_comp, descarg. el 19/12/2013.

[9] Real Academia Española, Diccionario de la lengua española (2001).

[10] Jiménez de Aréchaga Rodríguez, «El régimen de control de concentraciones en la LDC», Revista de Derecho y Tribunales, nº 6 (2008), p. 140.

[12] Rippe Káiser, La concurrencia desleal (1970); Vicent Chuliá, op. cit., p. 223.

[14] Menéndez Menéndez, Competencia desleal (1988), p. 26.

[15] Broseta Pont, Manual de Derecho Mercantil (2007), p. 111.

[18] Vicent Chuliá, op. cit., p. 1054.

[19] Vicent Chuliá, íd., pp. 1054 y 1055.

[20] Martínez Blanco, Manual básico de Derecho de la competencia, p. 62.