Cuota social

Por Nuri E. Rodríguez Olivera

En las sociedades de responsabilidad limitada, las participaciones reciben el nombre de cuota social. A cada cuota le corresponde a un valor fijo, determinado en el contrato social. Las cuotas son indivisibles.

I. Cesión de cuota social

El régimen de transmisión es complejo. La cesión está regulada en los arts. 231 a 233 de la Ley de Sociedades Comerciales n° 16.060 de 1989 (LSC). El contrato social podrá fijar normas para la valuación de las cuotas que asegure un precio justo y establecer restricciones para su cesión, pero no podrá prohibir la transmisión (art. 233).

A. Cesión de cuotas entre socios

La LSC distingue según se trate de ceder todas sus cuotas o algunas de ellas a otro socio o a un extraño. La cesión de cuotas entre socios es libre, salvo pacto en contrario que establezca limitaciones a la transmisión o que la cesión produzca la variación del régimen de mayorías.

En efecto, el art. 231 de la LSC dispone: 

(Cesión de cuotas entre socios). La cesión de cuotas entre socios será libre, salvo las limitaciones establecidas en el contrato social o cuando varíe el régimen legal de mayorías, en cuyo caso se aplicará lo dispuesto en el inciso primero del artículo siguiente.[1]

Que la cesión sea libre, significa que un socio puede trasmitir a otro su cuota social sin requerir la aprobación de los demás.

A través de sucesivas cesiones o de una sola, un socio que no tenía la mayoría puede llegar a tenerla y, entonces, cambia el equilibrio de los poderes entre los distintos socios. Si eso puede ser alterado por la cesión, la cesión ya no es libre sino que va a estar reglamentada de la misma manera que la cesión de cuota a un tercero.

B. Cesión de cuotas a terceros

La LSC estableció un procedimiento para la transmisión de cuotas a terceros. El art. 232 establece la mecánica para la cesión.

En primer lugar, para la obtención del consentimiento que exige la Ley 16.060, quien se propone ceder deberá comunicar su intención a los demás socios. Éstos tiene 15 días para decir si consienten o no la cesión. Si no se dice nada, se entenderá que consienten.

Debe obtenerse el consentimiento del 75 % del capital social, cuando la sociedad tenga más de cinco socios. Si se trata de una sociedad de cinco o menos de cinco socios, se requiere la unanimidad de éstos - como si fuera una colectiva - para que las cuotas puedan ser cedidas. Esto es lo que establece el art. 232, inc. 1:

(Cesión de cuotas a terceros). Las cuotas no podrán se cedidas a terceros sino con el acuerdo de socios que representen el 75 % (setenta y cinco por ciento) del capital cuando la sociedad tenga más de cinco socios y por unanimidad cuando tenga cinco o menos. No se computará el capital del socio cedente [2].

Si se formulan oposiciones (en el caso de las sociedades con más de 5 socios la oposición debe superar el 25 % del capital social), el cedente puede insistir en su intento y plantearlo por la vía judicial. El Juez deberá a escuchar a todos los interesados. Si no existe justa causa de oposición, el Juez puede autorizar la cesión.

Autorizada la cesión, los socios todavía pueden ejercer su derecho de preferencia, respecto de adquirir la cuota que se pretende entregar. La opción concedida a los demás socios debe ejercerse en el plazo de 10 días. Si más de un socio quiere la cuota, se prorratea entre los socios y, si no fuere posible, porque como no se puede fraccionar la cuota - si es sólo una cuota lo que se transfiere - entonces se la adjudica por sorteo.

La otra opción establecida en la Ley 16.060 es que, si ningún socio ejerce la preferencia, la sociedad puede resolver adquirir la participación con utilidades o resolver la reducción del capital social. Reducido el capital social en el importe de la cuota cedida, se le devuelve la alícuota del patrimonio al socio que quería ceder. El plazo para ejercer esta opción es también de 10 días. En esta opción, la sociedad o los socios no quieren el ingreso de un socio nuevo, de un  extraño y  prefieren darle su parte, que se vaya y que la sociedad reduzca su capital.

El artículo 233 se refiere a la posibilidad de impugnar el precio de la cuota, al tiempo de ejercer la opción, sometiéndose al resultado de una pericia judicial. El valor fijado por la tasación será obligatorio, salvo que sea mayor que el de la cesión propuesta o menor que el ofrecido por los impugnantes.

No fue previsto por la Ley 16.060 la posibilidad de que en el contrato social se haya pactado un régimen diferente al legal respecto de la transmisión de cuotas a terceros[3].

Recordamos, además, lo previsto en el artículo 25 en el inciso 6 como estipulación nula:

“Las que permitan la determinación de un precio para la adquisición de la parte de un socio por otro u otros, que se aparte notablemente de su valor real al tiempo de hacerla efectiva.”

II. Adquisición por herencia, legado o donación

Ni la muerte ni la incapacidad de uno de los socios es causa de rescisión en las sociedades de responsabilidad limitada. De acuerdo a la Ley, la transferencia de las cuotas por causa de muerte, se realizará de acuerdo a las reglas establecidas en el art. 232 ya estudiado.

Sólo en caso de existir un pacto de continuación con los herederos o con el cónyuge supérstite se desconocerá esta norma.

En efecto, el art. 235 dispone: 

"La transferencia de las cuotas por causa de muerte se regirá por el art. 232 salvo que se haya previsto pacto de continuación con los sucesores o el cónyuge del socio fallecido."

III. Otras formas de adquisición derivada

A. Adquisición de cuota por disolución y liquidación de sociedad conyugal

De acuerdo al art. 236, la disolución y liquidación de la sociedad conyugal de un socio, tampoco es causa de rescisión parcial del contrato de sociedad, por el contrario es de aplicación el art. 235 citado.

B. Adquisición por la incapacidad sobreviniente de un socio

Si un socio deviene incapaz, no por ello se produce la rescisión parcial del contrato de sociedad. De acuerdo al art. 146, inc. 5:

"Si se hubiera pactado la continuación de la sociedad para el caso de incapacidad sobreviniente de un socio regirá lo dispuesto en el artículo 45".

C. Adquisición por aumento del capital

Alguna doctrina considera que hay adquisición derivada cuando el socio se incorpora a una sociedad preexistente. Así, por ejemplo, cuando se modifica el contrato social ampliando el número de socios. Para ampliar el número de socios se requiere siempre modificar el contrato social, para lo cual deben cumplirse todas las formalidades requeridas para el contrato constitutivo. Al ingresar un nuevo socio se amplía también el capital social con el aporte de ese nuevo socio.

En las sociedades cooperativas, los socios ingresan y egresan sin necesidad de modificar el contrato.



[1] En principio, una cesión de cuotas se ha de celebrar entre el socio cedente y el cesionario que adquiere la cuota. El contrato se perfecciona entre éstos. Si fuera un contrato de cesión común, bastaría con notificar al cedido; pero no es el caso, ya que la Ley 16.060 impone el consentimiento de los socios en determinadas situaciones que iremos analizando. Como la cesión de cuotas sociales supone la modificación del contrato, se aplica el artículo 10 de la Ley 16.060: debe instrumentarse, inscribirse en el Registro Nacional de Comercio y publicarse.

El régimen legal de mayoría se encuentra regulado en el artículo 239.  Menos de 20 socios u se aplica el régimen de las sociedades colectivas (art. 207 - mayoría absoluta de capital). 20 ó más socios u se aplica el régimen de las sociedades anónimas (art. 356, mayoría absoluta de accionistas presentes).

[2] Fuente: Ley argentina, artículo 152, establece el principio de libre transmisibilidad. Hay una excepción: el contrato puede restringir la transmisibilidad pero la Ley regula en qué forma se puede: a) crear preferencia de socios para adquirir cuotas; b) prever adquisición de cuotas por la sociedad; c) simplemente oponerse a la cesión. Las etapas previstas son: 1. El socio comunica su propósito de ceder, a quién y el precio; 2. Los demás socios y la sociedad tienen 30 días para ejercer la preferencia; 3. Si en ese plazo no manifiestan su deseo de adquirir la cuota, se tiene por acordada la conformidad a la cesión a un tercero; 4. Al ejercer el derecho de preferencia, puede impugnar el precio de la cuota; 5. Si se deniega la conformidad, el socio que quiere ceder puede concurrir ante el Juez, que autorizará la cesión si no hay justa causa de oposición.

Fuente: Código Civil italiano, artículo 2.483.

[3] En el Curso de Sociedades Comerciales, opinábamos que sería admisible la existencia de un pacto contrario a la solución legal del art. 232 (LÓPEZ RODRÍGUEZ, "Embargo de participación social", in: Curso de Sociedades Comerciales, t. II, v. II, p. 114).

 

Volver a Derecho

Preguntas y Respuestas