Cheque de viajero

Por Nuri E. Rodríguez Olivera y Carlos E. López Rodríguez

El cheque viajero tiene la peculiaridad de que quien lo libra es un banco y lo hace contra sí mismo, para ser pagadero por una sucursal o agencia o un corresponsal.

Esta modalidad nació para, y se utiliza por, los viajeros que, de este modo, evitan transportar el dinero que necesitan para atender los gastos de su viaje. El viajero tiene en el cheque viajero un instrumento de pago.

Si bien en la práctica de los cheques de viajeros, estos son empleados en ocasión de viajes al exterior, también, pueden ser utilizados internamente. El cheque viajero puede tener circulación interna o internacional dentro de las previsiones de la nueva ley.

Nuestro legislador adoptó una de las fórmulas utilizadas en la práctica bancaria mundial, desechando otras: en que el viajero actúa como librador del cheque que contiene a aceptación del banco girado; en que el banco gira un cheque contra sus corresponsales y el viajero es un tomador.

I. Elementos personales

En el cheque común intervienen tres personas: el librador que es un cuentacorrentista, el banco girado y el beneficiario o tomador.

En el cheque viajero participan, en principio, dos personas: el librador que es el mismo banco girado y el beneficiario que es su cliente. En esta modalidad de cheque el librador se confunde con el girado.

Pueden intervenir más personas: puede designarse en el cheque a una tercera persona para que efectúe el pago; puede encomendarse la emisión de los cheques a una tercera persona.

El cheque de viajero es firmado por el beneficiario, quien lo firma dos veces: cuando lo recibe del emisor y cuando lo presenta a cobrar. La primera firma la estampa en presencia del librador; la segunda, antes o simultáneamente con su presentación ante la institución pagadora, quien mediante este procedimiento controla su identidad.

II. Relaciones extracartulares
A. Las relaciones extracartulares entre banco emisor y beneficiario

El beneficiario o tomador, previamente, entrega el importe del cheque al banco emisor.

El interesado en adquirir cheques viajeros llena un formulario de pedido que, en rigor, viene a documentar la relación extracartular que justifica su emisión. En este formulario se establecen las condiciones del funcionamiento del cheque de viajero.

B. Relaciones entre banco y corresponsales para el pago

El encargado para el pago puede ser una sucursal del banco emisor. El banco puede encomendar el pago a bancos distintos con quienes tiene relaciones de corresponsalía.

Por convenios celebrados entre el banco y sus corresponsales, éstos se comprometen a atender y pagar los cheques viajeros debitando su importe en la cuenta corriente que los vincula. Esos convenios constituyen relaciones extracartulares.

Cuando el corresponsal paga, presta un servicio de caja, previamente concertado. El corresponsal paga por cuenta del banco, que es emisor y girado a la vez.

C. Relaciones entre el banco y el corresponsal para la entrega de cheques viajero

El mecanismo del cheque viajero se complica en cuanto puede existir otro elemento personal, aunque también extracartular: un corresponsal que se encargue de la venta de los cheques de viajero emitidos.

El banco emisor envía cheques de viajero a sus corresponsales en distintos lugares del mundo, encargándoles su entrega a los interesados que pudieran surgir en esas plazas.

El corresponsal es quien entrega el cheque al beneficiario, quien lo firma al recibirlo y quien hace simultáneamente la provisión de fondos correspondiente.

Cuando el corresponsal recibe el importe del cheque del beneficiario, lo acredita en la cuenta corriente que tiene con el banco emisor.

El corresponsal que recibe los cheques viajeros firma un recibo (trust receipt), preparado por el emisor, en que se detallan los cheques, con su número y monto. Los debe guardar y custodiar de la misma forma que dinero efectivo o títulos valores, en tanto no los venda.

III. Enunciaciones

El cheque de viajero es un documento que debe contener enunciaciones de carácter esencial. Muchas son iguales a las previstas para el cheque común: el número del cheque, la indicación del lugar y fecha de emisión y la orden pura y simple de pagar una suma de dinero expresada en letras y números con especificación de la especie de moneda (§§ 2, 4 y 5, del art. 55).

Existen enunciaciones específicas para este cheque justificadas por su mecanismo y su funcionamiento.

A. Enunciaciones esenciales especiales

1. La denominación «cheque de viajero» inserta en su texto o la denominación equivalente si el título fuese redactado en otro idioma distinto al español. Sirve para individualizar y distinguir a este cheque de los demás (art. 55 § 1).

2. Nombre del banco remitente (art. 55 § 3).

Por error de copia se establece remitente. En las fuentes inmediatas y mediatas de este texto, se establece como mención el nombre del banco emitente.

3. La indicación de los bancos, sucursales, agencias o corres­ponsalías donde puede cobrarse el cheque (§ 6 art. 55).

4. Nombre y firma del tomador o beneficiario. El cheque es siempre nominativo. No puede emitirse al portador.

Puede agregarse, inclusive, el número de su documento de identidad (art. 57 § 2).

5. Firma del banco emitente.

6. Un espacio destinado para la fecha y la firma del control del beneficiario.

Es un documento que lleva dos firmas: la del banco girado que lo emite y se responsabiliza por su importe y la del tomador, quien no asume obligaciones, sino que firma, a los efectos de que se le pueda individualizar en el momento del cobro.

El tomador firma dos veces, al recibir del banco emisor el cheque y para cobrarlo, en el espacio especialmente destinado a ese efecto.

B. Enunciaciones facultativas

1. El art. 57 establece: «Los cheques de viajero podrán ser extendidos con la cláusula ‘A la orden’ o sin ella, o con la cláusula “no a la orden”»

El legislador se aparta, en esta disposición, de la norma general contenida para el cheque común en el art. 7. En consecuencia, entendemos que el cheque será endosable solamente cuando haya sido emitido con la cláusula a la orden.

2. El art. 57 establece una segunda enunciación facultativa: la indicación del número de identidad del beneficiario.

La misma disposición le atribuye un determinado efecto a tal mención: tiene la misma eficacia que la cláusula «no a la orden». En consecuencia, el cheque en que figure el documento de identidad del beneficiario, no puede ser trasmitido por endoso; podría ser trasmitido por la cesión de créditos no endosables.

3. Puede estipularse en el cheque el término de validez del mismo (art. 55, § 2). En el caso de que se omita esa previsión, en la segunda oración de dicho parágrafo se establece: «Si no indicare término de vencimiento, el cheque de viajero vencerá a los cinco años contados desde la fecha de emisión

No se trata de un plazo de vencimiento, ya que el cheque viajero, como el cheque común, es siempre pagadero a la vista. Se trata de un plazo de presentación. La norma amplía los plazos de presentación previstos en el art. 29, para los cheques internos e internacionales.

 

 

 

Cronograma y Manual Virtual de Derecho Comercial II

Leyes y Decretos

Preguntas y respuestas sobre títulos valores

Pruebas y Resultados

Exámenes